Un día como hoy, pero de 1969, ocurrió uno de los crímenes más estremecedores de los años sesenta: los asesinatos de ‘La Familia’, secta encabezada por Charles Manson, uno de los delincuentes más inquietantes de la historia de Estados Unidos. El caso, que se ha adaptado a infinidad de películas y libros, ha popularizado la figura del perpetrador (quien fue ante todo el autor intelectual de los hechos) eclipsando a las víctimas, quienes fueron las que más sufrieron de la locura de este hombre. Precisamente por eso la disciplina de la victimología se enfoca más en ellos que en el asesino.

De acuerdo con la amplia información sobre el tema, encontrada en libros como ‘Helter Skelter’ de Vincet Bugliosi, ‘The Family’ de Ed Sanders así como la página web charlesmanson.com, aunque hubo nueve víctimas formales, Manson y su familia pudieron haber sido responsables de más. Por ejemplo, en 2012, el Departamento de Policía de Los Ángeles dijo que 12 asesinatos sin resolver pueden tener vínculos con la familia Manson.

Los nombres de las víctimas más famosas fueron la actriz Sharon Tate y la pareja de empresarios Leno y Rosemary LaBianca (de allí que el caso se conozca formalmente como ‘Tate-LaBianca’) pero también estuvieron Donald Shea, Gary Hinman, Jay Sebring, Steven Parent y Wojciech Frykowski. Aunque todos fueron y son importantes, centrémonos, de momento, en algunos de ellos.

Los hechos son por demás famosos: el 8 de agosto de 1969, Manson mandó a los miembros de su secta a matar a Roman Polanski y su esposa, la actriz Sharon Tate. Aunque el director estaba de viaje, los responsables Susan Atkins, Linda Kasabian y Patricia Krenwinkel si mataron al resto de los habitantes de la mansión en Cielo Drive. Al día siguiente, asesinaron a la señora y el señor LaBianca. Los hechos fueron reportados por este medio aquel año.

Sharon Tate era una mujer muy hermosa desde que vino al mundo. Incluso a los seis meses de edad ya ganaba concursos de belleza. Uno de sus papeles más destacados fue en la cinta ‘El Valle de las Muñecas’. Después se casaría con Roman Polanski, se embarazaría y la prensa de espectáculos las consideraría la pareja del año. En febrero del fatídico año ambos  se mudaron a la casa donde ocurrió la masacre.

HELTER SKELTER

La noche del 8 de agosto, Roman estaba en Europa y fue cuando Sharon Tate estaba a dos semanas de dar a luz, La Familia irrumpió en la casa, matando a ella, a su futuro hijo y a sus amigos. Uno de ellos, Wojciech Frykowski, pareja de Abigail Folger, era un escritor y excelente nadador. Fue quien le pregunto a Tex Watson quien era, a lo que este respondió: “Soy el diablo y vine a hacer los negocios del diablo”.

Después de la horrenda masacre en Cielo Drive se dirigieron a la mansión del matrimonio formado por Leno y Rosemary LaBianca (de 44 y 38 años) la siguiente noche.

Leno dirigía una cadena de supermercados, y su esposa era una empresaria exitosa. La fatídica noche fueron asesinados a puñaladas, la mujer recibió 42. De nuevo, la secta escribió la frase “Maten a los cerdos”, “Guerra” y “Helter Skelter”, como referencia a la canción de Los Beatles que según Charles vaticinaba el Apocalipsis.

A los LaBianca no los mataron por alguna cuestión en especial, solo porque vivían en el mismo vecindario que una casa a la que la secta solía ir a festejar.

Aunque los sectarios serían arrestados posteriormente, nunca recibieron la pena de muerte ya que el estado de California la declaró inconstitucional en 1972.

Charles Manson fue ante todo un cobarde que mandó a sus esbirros a asesinar personas inocentes. Murió el domingo 19 de noviembre de 2017

Sharon Tate, por su parte, descansa en el cementerio de Holy Cross, al lado de Paul Richard, quien hubiera sido su hijo.

ESCRIBE UN COMENTARIO