Durante las últimas semanas, el Cerro del Gigante ha estado en boca de todo el estado de Guanajuato, debido a los constantes movimientos telúricos que se han registrado en la zona. Sin embargo, es importante señalar que se trata de un lugar repleto de historias, no solo de asuntos relacionados con el movimiento de la tierra.

Una de las leyendas menos conocidas en León es precisamente la del Cerro del Gigante, narra que, supuestamente, se trataba de un auténtico gigante que supuestamente se quedó dormido y con el paso del tiempo fue cubriéndose de árboles. Otra de las leyendas de la zona es la típica de cualquier sierra: se dice que hay un tesoro escondido en algún punto del lugar, y que quien lo encuentre tendrá en su poder joyas y piedras preciosas.

Pero las anteriores solamente son leyendas. Los hechos son que se trata de una importante reserva ecológica de León, que se encuentra en la zona de la comunidad de Alfaro. A lo largo de los años la mancha urbana ha ido creciendo; sin embargo, buena parte del cerro mantiene su esencia verde y llena de vida. Hay más naturaleza que urbanización, lo que se convierte en un lugar idóneo para practicar ciclismo de montaña y “running”.

Es durante los fines de semana que el Cerro del Gigante se llena de más gente, y bulle en actividad. Hoy en día, sigue siendo uno de los lugares menos conocidos de León, y de los más importantes para olvidarse, al menos durante un tiempo, de la urbanización, el tráfico y la ajetreada vida de la ciudad.

ESCRIBE UN COMENTARIO