La calle subterránea ‘Miguel Hidalgo’ enfrenta un complicado panorama, debido al deterioro del que es objeto, sin que hasta ahora se tenga un plan o proyecto para bridarle atención por parte de autoridades municipales.

Con una extensión de cerca de un kilómetro de longitud, esta vialidad -que es una de las más importantes de la Zona Centro- inicia en la zona baja del puente de Tepetapa y se extiende hasta la Plaza Allende.
Considerada también como uno de los principales atractivos turísticos de la Capital del estado, en la década anterior fue catalogada como una de las Maravillas de México, creadas por el hombre.

Sin embargo, actualmente se enfrenta a un complicado proceso de deterioro y desgaste que hasta ahora no ha sido atendido, lo que ha ocasionado daños en sus paredes, piso y el techado que le dan forma.
Los daños, de acuerdo con integrantes del CEG se deben a la contaminación que generan los miles de autos y centenares de unidades del transporte público que a diario la recorren.
En las paredes es posible apreciar el daño y desgaste que le han causado la polución por los diversos materiales contaminantes que se desprenden de autos y unidades del transporte urbano.

“Al carecer de una forma para poder lograr la dispersión de los contaminantes, muchos de ellos se quedan en el interior y afectan las paredes, el piso y techado, que todos son de material hecho a base de cemento y otros elementos”, dijo Enrique Avilés, titular del CEG.
El ecologista consideró que la actual situación que enfrenta esta vialidad, la cual comenzó a funcionar desde el año 1964 requiere de una intervención integral urgente, para evitar mayores daños.

Precisó que hay escurrimientos y filtraciones que afectan diversos tramos de la calle, la cual también fue construida sobre lo que alguna vez fue el cauce del Río Guanajuato, a su paso por la Zona Centro.

“Hay zonas en donde se percibe claramente la contaminación que generan los autos y camiones y otras en donde hay olores insoportables, pero no se conoce de planes para que la intervengan”, afirmó.
Las zonas que presentan mayores daños son: la parte baja de la plazuela de los Ángeles, Juan Valle, Alonso, Jardín Unión y la zona de Sopeña, donde el deterioro es más que visible.

Enrique Avilés consideró que es necesario atender este desgaste, pues de lo contrario se va a tener que hacer frente a una situación más complicada, que va a requerir de una mayor inversión de recursos públicos.

ESCRIBE UN COMENTARIO