Un Día de Reyes sin rosca está incompleto. Por eso, las panaderías trabajan de manera incansable para producirlas. Una de las más características es “La Tradicional” ubicada en el Barrio de San Juan de Dios.

El encargado de la panadería es Francisco Rafael Vargas. Desde hace cinco años es responsable del lugar. Ya están listos para que las roscas de Reyes estén listas en las oficinas, las fábricas, los hogares. Los panaderos trabajan, sin descanso, en dos turnos durante día y noche para tener listos los pedidos, y esperan tener alrededor de mil 500 roscas para distribuirlas entre la población leonesa.

En la mesa de la panadería reposan todos los ingredientes… incluso el odiado muñeco. En la maquinaria revuelven todos los ingredientes, como la mantequilla, huevo, azúcar, el betún, que se coloca encima de la rosca y también lleva mantequilla. Horneando tarda de 25 a 30 minutos, en promedio.

“Hacemos puras roscas tradicionales. Tenemos la mediana a 290, y la más grande, en 440. Todas son de mantequilla, completamente tradicionales. Yo soy la tercera generación de panaderos en mi familia, tengo 30 años en esto. Aquí trabajaremos y seguiremos ofreciéndolas hasta el día 15. La pandemia nos ha pegado, pero no tanto. Podemos seguir ofreciendo nuestro producto y solventando sueldos”.

Los panaderos trabajarán, literalmente, día y noche. Las roscas que se producen en la noche, se ofrecerán en la mañana.

ESCRIBE UN COMENTARIO