Durante mucho tiempo ir al psicólogo fue sinónimo de estar “loco”, pocas personas buscaban ayuda profesional y de generación en generación cargamos traumas emocionales que no dejamos salir. La herencia: una sociedad donde el término de salud mental ha tomado más fuerza y dejado de ser visto como algo obsoleto para convertirse en prioridad.

La psicología es la ciencia que estudia la conducta humana y los procesos mentales. El Día del Psicólogo fue establecido en 1988 por la Federación Nacional de Colegios, Sociedades y Asociaciones de Psicólogos de México.

Monserrat Alejandra Ramírez coordinadora del área de psicología de la Universidad de Guanajuato destaca que el tema de la psicología conforme han pasado los años cada vez se ha normalizado más ir con el psicólogo. Lo cual es muy importante porque se va poniendo en relieve a la importancia de la salud mental y no solamente se considera que las personas que están “locas” como normalmente se les llamaba son quienes acuden a psicoterapia sino que se va abriendo el aspecto de que ante cualquier dificultad la persona pueda acceder a un servicio de salud mental.

“La parte de la palabra “locos” en lo particular se me hace una palabra muy dura para hablar de las personas neurodivergentes que este es un término más amable que nos explica que hay muchas formas de ver, sentir y de transitar por esta vida”

Desde esta postura explica la psicóloga Monserrat,  que se ha ido modificando mucho la percepción que se tiene del sujeto dentro de las mismas teorías de la psicología, hablando de la apertura para procesos terapéuticos más amables. Sobre cómo enfrentar lo que le duele al paciente para volver a tomar el rumbo.

Respecto a la evolución de la psicología  y al frente de la coordinación ha notado que conforme pasa el tiempo los estudiantes se acercan más a los procesos de psicoterapia.

“Se va quitando este estigma de pensar que si vas a terapia en la escuela es porque algo muy malo te está pasando. Estas etiquetas de que ‘es una persona deprimida’  sino que es la persona que sufre episodios de depresión o que en ocasiones puede mostrarse con ansiedad pero poco a poco ha tenido esta apertura de que los estudiantes tengan más contacto de su salud mental”.

Agregó que en términos de la psicología debemos dejar de pensar “tengo un problema, un trastorno”. Sino más enfocado en necesito hablar con alguien desde la empatía y la postura de no juzgar. Me va a escuchar, me va acompañar a encontrar soluciones a mi dolor. Buscar ese espacio para hablar de lo que siente sin sentirse juzgado.

 

 

 

ESCRIBE UN COMENTARIO