A casi nada iniciar el primer partido de la Copa del Mundo, he analizado la pasión que sentimos por este deporte que une familias, amigos y naciones en un solo sentido. Ver ganar a tu equipo y sentir la magia de gritar gol, es así como lo comparo con la política que, sin duda, nos da la oportunidad de vibrar en una sola dirección, el bienestar de nuestra gente.

Los jugadores que llegan a una Copa del Mundo han sido perseverantes, trabajadores, soñadores, disciplinados, congruentes a hacia donde quieren llegar y cómo quieren lograrlo. Éstas cualidades y esfuerzos también los podemos resumir en los políticos que hemos picado piedra desde abajo y que aceptamos la adversidad y seguimos construyendo una escalera sobre ella.

A lo largo de estos días he recibido varios mensajes sobre un tema que quizás ya escucharon por ahí: pusieron mi nombre en la mesa de soñadores a la Gubernatura, un tema que para mí significa la preparación para llegar a una final de fútbol.
Este es un reto difícil pero no imposible. Al pensar sobre eso, comencé a creer que sí podría serlo, principalmente porque el trabajo habla por sí mismo: buenos resultados y afrontando todo con buen ánimo durante los últimos cuatro años que tengo como alcalde de la Capital de este gran estado.

A pesar de las crisis, los recortes y las agobiantes dificultades que hemos enfrentado bajo el desprecio del Gobierno Federal, estamos cumpliendo nuestras metas que, dicho sea de paso, no eran pequeñitas ni fáciles.
Guanajuato es la ciudad más segura de todo el estado y seguimos reforzando a la Secretaría de Seguridad Ciudadana que creamos en 2018, con más policías mejor pagados y más preparados.

Seguimos siendo uno de los mejores destinos culturales y coloniales de América, gracias a nuestras tradiciones ancestrales que nos distinguen en todo el planeta. Mención aparte merece ser la Ciudad más bonita y más confiable de México, porque no es cosa fácil preservar tantos tesoros históricos ni mantener limpio y bien pintado un centro histórico tan complejo como el nuestro.
Tengo un gran aliado y gracias al apoyo del gobernador Diego Sinhue, hemos impulsado grandes obras viales para adaptarnos a los nuevos retos urbanos de la ciudad y mejorar la movilidad en la zona sur.

Guanajuato Capital es un ejemplo de trabajo bien hecho y de superación ante la adversidad, como lo fue la pandemia, y ante obstáculos que nos hemos encontrado últimamente ante algunas instancias de Gobierno Federal.

Pero así como en el futbol, que es un deporte que se gana en equipo, las cualidades personales son fundamentales para lograr una sinergia y lograr el objetivo de ser campeones. Puedo decir que tengo grandes cualidades políticas y humanas que me han permitido llegar hasta este momento de mi vida. Soy un hombre perseverante, trabajador y comprometido, he demostrado que me apasionan las campañas políticas, como a los futbolistas correr atrás de un balón y eso me ha dado la capacidad de ganarlas.

Soñar con la Gobernatura es una aspiración lógica y natural por todos los logros conseguidos, por la experiencia en gobierno, por la innovación en el desarrollo económico y productos turísticos, porque no “le saco” a las decisiones difíciles que tienen que tomarse, porque no me rajo a la chamba, por mi estilo de comunicarme con la gente y, desde luego, que sí sé meter buenos goles en la cancha electoral.

No tengan la menor duda: seguiremos generando acciones que beneficien a la mayoría, que dejen huella e impongan nuevas formas de trabajar.
Recuerden que los sueños se escriben en la realidad, sólo cuando estás listo para vivirlos. ¡Ánimo, #Guanajuato! Vamos por nuestros mejores goles.

ESCRIBE UN COMENTARIO