Hace un año en 2021, al atender un servicio de robo en la ciudad, un compañero Policía la hirió con una R-15 al hacer una mala manipulación, hoy esta despedida.

Con una pierna destrozada, la otra lesionada y con posibles años de recuperación con más cirugías, tiene que buscar la manera de llevar el sustento a casa, pues fue relevada de sus funciones.

La petición es clara para la Secretaría de Seguridad y Municipio, por parte de María Guadalupe N, de 38 años de edad, se le regrese su trabajo en la Policía del que está siendo despedida y se le ponga a hacer actividades de oficina, no operativas ya que está imposibilitada.

María Guadalupe N argumentó que se le está corriendo de su trabajo de manera injusta y por encima de sus derechos humanos, ya actualmente y por los disparos que le destrozaron sus extremidades, se mueve con dificultades en una silla de ruedas.

“Vamos a un reporte, el reporte ya se atiende, queda todo en orden, nos vamos a subir a la unidad, mi compañero se va a acomodar su arma larga, me dispara en ambas piernas; obviamente, me deshace una.

Dure lesionada, pero resulta que ya el seguro social no me da incapacidad, me tengo que presentar a laborar y ahora que me presentó, duro trabajando dos meses y apenas el día viernes vienen y me sacan a empujones, que no puedo estar presente», María Guadalupe N.

LOS HECHOS 14 DE NOVIEMBRE 2021

Hasta el viernes 30 de septiembre, día que fue despedida, ella tenía trabajando en la Policía de León 5 años y el hecho que la ha limitado ocurrió el 14 de noviembre del 2021, situación que jamás había sido dada a conocer a los medios de comunicación.

El elemento que la habría lesionado con un arma R-15 en aquella ocasión, sigue activo y bajo el mando de un arma; mientras que María Guadalupe N fue despedida, con las piernas lastimadas y con incertidumbre para su futuro.

«Estuve incapacitada por 6 meses, pero se me terminó la incapacidad en julio (2022); regresé a trabajar en julio; trabajé agosto y septiembre (2022) y apenas el viernes pasado me dijeron que ya no podía estar presente.

Me tenían en el pórtico de la Delegación Oriente (Camelinas); no firme nada, me querían hacer firmar una licencia sin goce de sueldo de un año y yo no se las quise firmar; yo no tengo otro sustento más que mi trabajo», María Guadalupe N.

REALIZARÁ DEMANDAS Y QUEJAS

Ahorita lo que queda por hacer es proceder legalmente para asegurar su futuro, reinserción a las filas de la Policía de León y una formal queja ante los Derechos Humanos.

Y para su recuperación tiene que esperar dos años para recibir una cirugía y ver si una prótesis puede sustituir su pierna derecha que recibió el disparo de una R-15 cuando estaba en servicio.

ESCRIBE UN COMENTARIO