El Arzobispo Metropolitano de León, Alfonso Cortés Contreras, afirmó que la economía debe tener como centro fundamental al ser humano ante la creciente pobreza derivada de la pandemia y contingencia sanitaria.

Exhortó a los fieles a que ahora más que nunca por las situaciones que se viven y afrontan, pongan en práctica los valores cristianos de fraternidad, igualdad y libertad, para poder salir unidos, a delante de toda contingencia.

La fe cristiana da luz a la sociedad, con estos valores cristianos, nos ha ayudado a valorar a la naturaleza, a tener una idea correcta de la persona humana, ha ayudado a las relaciones sociales, ha liberado de la esclavitud a muchas culturas, enfatizó.

“El ejemplo, primero, lo tenemos nosotros los mexicanos, nacimos una nación a la luz del evangelio, de la fe católica, de la fe cristiana, y esa fe cristiana con todas las debilidades y errores de los humanos ha iluminado esta nación y le ha dado su espíritu, su alma” indicó.

Precisó que esta nación México y su cultura están iluminadas por la fe cristiana, que le ha dado trascendencia y belleza, muestra de ello son los monumentos, los templos, en la liturgia, en el arte, en la tradición de los pueblos milenarios.

El pastor católico, agregó que la fe cristiana ayuda a la sociedad con esos valores del perdón, de la justicia, de saber que la economía es para la persona humana, que la economía debe tener como centro fundamental al ser humano.

Alfonso Cortés Contreras, abundó que la fe cristiana ilumina sobre el verdadero sentido de la familia, del trabajo, del sufrimiento, nos da una palabra trascendente sobre la muerte, de tal manera que los cristianos debemos tener compromisos.

“Estamos comprometidos como iglesia a defender la dignidad de la persona humana, por ello defendemos la vida siempre, debemos comprometernos a anunciar el evangelio como luz, como espacio de fraternidad, de libertad, de generosidad; la iglesia no impone el evangelio sino que ofrece la palabra de Dios”, enfatizó.

ESCRIBE UN COMENTARIO