En la celebración eucarística del 445 Aniversario de la Fundación de León, el arzobispo Alfonso Cortés Contreras, exhortó a construir una ciudad en armonía en lo urbano y social, con base en el diálogo, la unidad y una política humana de bien común.

En la ceremonia eucarística elevó oraciones con los feligreses para que el Santo Patrono de León, San Sebastián Mártir, siga fecundando esta tierra para que produzca frutos abundantes de bondad, justicia y paz.

También para que la ciudad sea una casa habitable donde vivamos como hermanos, crezcamos como personas y donde le demos gracias a Dios nuestro Señor por el tiempo, por la historia, por el presente y que nos dé un futuro mejor.

A la celebración eucarística asistieron el alcalde Héctor López Santillana, la presidenta del DIF León, Lourdes Solís Padilla; el secretario de Gobierno del Estado, Luis Ernesto Ayala Torres; el secretario del Ayuntamiento, Felipe de Jesús López Gómez; el director de Salud, Juan Martín Álvarez Esquivel, entre otros funcionarios.

Rindieron un sencillo pero significativo homenaje póstumo a los actuales mártires que perdieron la vida en servir y atender a los ciudadanos en la pandemia, como son médicos, enfermeras, personal médico y los sacerdotes, con cuyas fotografías formaron un mural, pidieron a Dios por ellos y le dedicaron un fuerte aplauso.

El pastor católico destacó que Dios custodia la ciudad de León, pero cuestionó qué tan conscientes están los habitantes de percibir la presencia de Dios en la ciudad, en la vida, en el caminar diario y cuál es la idea que tienen de vivir en la ciudad.

Resaltó la importancia de guardar y conservar los lugares de la ciudad, sobre todo los sagrados, donde el ser humano y su espíritu se expresan, la escuela, el hospital, los sitios donde las autoridades ejercen y administran el bien común, el hogar, la casa, la familia, de lo cual debemos dar gracias a Dios por el paso de él en medio de nosotros.

Hay culturas de este tiempo como es el secularismo, el desacralizar a las personas humanas, no solo los lugares emblemáticos donde las protestas e ideologías que entran en conflicto con la verdad, la justicia y con la paz, van y dañan muchos lugares que son sagrados, los templos, las catedrales, hasta los edificios públicos son sagrados para la autoridad, enfatizó.

ESCRIBE UN COMENTARIO