La música de Residente llenó el Centro de Espectáculos de la Feria de León (CEFEL) la noche del 10 de agosto. Entre luces, imágenes y jóvenes que corearon sus canciones, demostraron que “pa’ divertise” tuvieron “aguante” dándole “la vuelta al mundo”.

La gente comenzó a formarse alrededor del CEFEL desde las siete de la noche. Pese a que unas horas antes el estado de Guanajuato había sido escenario de diversos narcobloqueos, todos estaban listos para ver y escuchar a René Pérez Joglar, artísticamente conocido como Residente.

Poco a poco el lugar se fue llenando. Fueron poco más de 2 mil asistentes que ingresaron poco a poco. El escenario lucía vacío, mientras que el público platicaba, bebía cerveza o checaba su teléfono celular. Fue a las 10:00 de la noche cuando las luces se apagaron, y entre gritos, chiflidos y aplausos empezó el concierto.

En la enorme pantalla detrás del escenario, apareció una “R” encerrada en dos corchetes. Minutos después entró René, empezando a cantar una de sus rolas más sonadas: “Con este sol que nadie puede, comunista de las redes, si te botas quedas pegao’, esta lento ninguno procede, ninguno se atreve demasio’”…

Como era de esperarse, todos corearon: “pa’ divertirme, pa’ divertirme, pa’ divertirme…”

Entre canción y canción, entre pausa y pausa, Residente explicaba el origen de cada una de sus líricas. Cómo había nacido, por qué la había escrito y lo que significaba para él y para sus fans.

El público, por su parte, no dejaba de tomarse selfies y aplaudir, entre trago y trago de cerveza, y bocado y bocado de botana, repetían las canciones. Primero estaban sentados, pero después se pusieron de pie y comenzaron a brincar en cuanto René, quien no dejaba de desplazarse por el escenario, componía rimas.

EL AGUANTE
“Atrévete”, “El baile de los pobres” fueron las siguientes canciones coreadas, bailadas, apreciadas, aplaudidas.

Las luces en el CEFEL y en el escenario cambiaban de forma constante de tonos fríos a cálidos y de cálidos a fríos. Entre rima y rima todo se iluminaba de morado, de azul oscuro, de rojo y de anaranjado. La siguiente canción fue otra de las más coreadas y populares, debido a su marcado tono político y de crítica social:

“Aguantamos cualquier tipo de dolor aunque nos duela, aguantamos Pinochet, aguantamos a Videla a Franco, Mao Ríos, Mong Mucabe, Hitler y Diaming
Stalin, Bush, Truman, Ariel, Charón y Husein…”

Las letras aparecían en la pantalla, que eran coreadas por los asistentes, entre las que destacó “La vuelta al mundo”.

“Fiesta de locos”, “Muerte en Hawaii”, “This is not america”, “El futuro es nuestro”, “No hay nadie como tú”, para terminar con “Vamos a portarnos mal”.

“Suban el telón, abran las cortinas, enciendan las turbinas con nitroglicerina, el desorden es tu penicilina” fue lo último cantado por Residente en la primera edición formal del Festival de Verano.

ESCRIBE UN COMENTARIO