Militantes y simpatizantes del Movimiento de Regeneración Nacional, Morena, en el estado de Guanajuato, participaron ayer domingo en su proceso interno, pero público rumbo a la elección de sus 150 consejeras y consejeros estatales que formarán parte de los 3 mil integrantes de su Consejo Nacional y que participarán en la entidad en el cambio de su dirigencia local, todo en medio de jaloneos, empujones, acusaciones de acarreo, captación de votos y otras manifestaciones.

Los encuentros y desencuentros del proceso morenista de Guanajuato se replicaron lo mismo en León, que en Celaya, Irapuato o Salamanca por citar algunos de los municipios más conocidos o representativos de la entidad.

En el Parque Hidalgo de León, la sede donde se observó la más copiosa participación ciudadana, con todo hubo denuncias públicas en redes sociales de acarreo y compra de votos por despensas. Aquí hubo otras sedes más, como la de Parque Juárez al sur y la de San Pedro de los Hernández.

Mientras que en la ciudad de Celaya poco después de las 3 de la tarde la presidenta de la casilla principal, ubicada en la Alameda Hidalgo determinó solicitar la presencia de la fuerza pública en medio de un desacuerdo surgido entre morenistas o personas que se dijeron morenistas.

En Salamanca las personas que acudieron a votar, previo registro para afiliarse al partido, debieron esperar, según comentarios públicos, entre 2 a 4 horas para poder sufragar, mientras que en Irapuato, por citar otro ejemplo se replicaron los señalamientos por parte de los mismos morenistas, de acarreos y dádivas por votos.

ESCRIBE UN COMENTARIO