(segunda parte)

La Organización Mundial de la Salud observa que el gasto privado como porcentaje del gasto total en salud ha disminuido desde que se instauró el Seguro Popular. Ello es una prueba contundente de que las políticas públicas en el último cuarto de siglo han funcionado.

CONEVAL ofrece una evidencia irrefutable: la carencia por acceso a servicios de salud en México se redujo de 42 millones de personas en 2008 a 19 en 2016; un logro importante, ya que en ocho años la carencia disminuyó en más del 50 por ciento. El CONEVAL lo calificó como una efectiva intervención en salud pública, ya que responde tanto a razones económicas, de justicia social y se rige por el principio de universalidad.

El Seguro Popular beneficia a 53 millones y medio de afiliados en el país. Son quienes viven en los hogares de ingresos más bajos, con menos de ocho mil 900 pesos por familia; todos ellos no pagan cuota para acceder a la cobertura que se ofrece: enfermedades, así como trastornos graves y costosos como cáncer, hepatitis C, VIH/sida, malformaciones congénitas e infarto agudo al miocardio en menores de 65 años, sólo por mencionar algunas.

El fondo de protección contra gastos catastróficos otorga servicios médicos de alta especialidad a los beneficiarios del seguro popular que, de no contar con el seguro, acabarían con el patrimonio familiar, el cual incluso resultaría insuficiente.

En Guanajuato el éxito del seguro popular es el modelo peso a peso, ya que el Estado otorga una parte similar a la que aporta la federación, es así como hemos tenido resultados que no se comparan con ningún estado de la república, y este modelo hoy sigue vigente, dando atención a 3 millones de guanajuatenses afiliados.

También te puede interesar:  “Guanajuato, sumido en la esclavitud”

Gracias al modelo de salud de Guanajuato tenemos logros únicos; una sobrevida en los menores con cáncer superior al 70 por ciento, de las más altas a nivel mundial; hacemos verdaderos milagros con implantes que permiten a los niños sordos poder escuchar, reconstruimos las mamas en las pacientes con cáncer, tenemos el programa de trasplante de órganos número uno Enel país, contamos con nuevas unidades médicas, tenemos más médicos y enfermeras para la atención. Todo ello gracias al modelo exclusivo de Guanajuato.

Hoy Guanajuato tiene la confianza en su sistema de salud, y si el día de mañana algún guanajuatense requiere la atención para los padecimientos cubiertos por el programa, en automático tiene la cobertura, no tiene por qué pagar de su bolsillo. Por ello Guanajuato y su sistema de salud son parte de la grandeza de México.

NOTA: El autor es secretario de Salud de Guanajuato.

 

ESCRIBE UN COMENTARIO