Dice un refrán mexicano que “no se puede chiflar y comer pinole al mismo tiempo”, para enunciar que es imposible hacer dos actividades de manera simultánea. Aunque esto sea cierto, una familia leonesa ha sabido emprender con este tradicional dulce mexicano, generando empleos y una marca que se encuentra actualmente en el Festival de Verano.

Se trata de la empresa ‘El Balero’ ubicada en la colonia Diez de Mayo. Al respecto, su fundador, Rafael Menchaca Reveles, señala que elaboran no solamente pinole de maíz, sino además varias harinas para hacer atole blanco, atole con café y champurrado. En cuanto a pinoles, hay una amplia variedad de habas, de garbanzo y de trigo, entre otros.

El pinole es uno de los dulces más antiguos de México, que proliferaban en una época en que las empresas confiteras multinacionales no llegaban a México. Por ello, Menchaca se encarga de fomentar una tradición. Así lo señala:

“El pinole es un dulce tradicional mexicano, es el dulce de los abuelitos. Anteriormente no había huevito Kinder, los papás y los abuelos alimentaban a sus hijos con este dulce. Que es maíz tostado endulzado con azúcar y canela, aunque hay de más tipos, este es el tradicional y típico”.

La empresa ‘El Balero’ nació cuando Menchaca y su familia lo elaboraban para ellos. Después tuvieron la idea de emprender tras visitar ferias, también trabajaron de manera constante con capacitaciones, como ProEmpleo León y Agrobioteg en Irapuato. Ahora que tienen el distintivo, les ha abierto muchísimas puertas.

“Tenemos el reconocimiento de la clientela”, señala.
El producto empieza con la selección del maíz. Posteriormente, se tuesta y sigue la molienda. Finamente, en una batidora se agrega el azúcar. En su molino de la Colonia Diez de Mayo, dan trabajo a cuatro personas y otras más que contratan en los eventos como el Festival de Verano. Su producto ha llegado hasta Monterrey.

ESCRIBE UN COMENTARIO