Hemos estado muy atentos en los últimos meses a todo lo que se va informando de parte de las autoridades con respecto al regreso a clases presenciales, y para tomar la decisión siempre se han venido manejando los mismos criterios para educación básica y superior, lo que en mi opinión considero injusto.

Para el caso de la educación superior, se cuenta con alumnos en edad adulta que ya son responsables y conscientes de la situación, para ellos el regreso a clases ya puede comenzar a darse de una manera híbrida, eso ayudaría a recuperar los aprendizajes, principalmente los prácticos, que son indispensables para determinadas carreras como las ingenierías, medicina y enfermería entre otras, y también para levantar el ánimo que está decayendo entre en la comunidad educativa.

El regreso al semáforo amarillo da la oportunidad de que los estudiantes de las universidades puedan comenzar a acudir a sus instituciones a realizar actividades en los talleres y laboratorios, desde luego siguiendo todas las medidas de seguridad y en reducidos grupos. Las clases teóricas pueden continuar a distancia, pero las prácticas pueden comenzar ya, una o dos veces por semana.

El 20 de marzo cumpliremos un año desde que en el estado Guanajuato se determinó suspenderse las clases, después de haberse detectado que el covid-19 ya estaba en el país; Guanajuato se adelantó una semana a la suspensión nacional de clases esperando que en un par de meses regresaríamos, y el resto de la historia ya la conocemos.

Hace un par de días el gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez, anuncio que, si las condiciones sanitarias lo permiten, Guanajuato podrá regresar a clases presenciales y con protocolos sanitarios en los planteles para el ciclo escolar 2021-2022. Esto es una gran noticia.

Muchos países del mundo siguen teniendo clases presenciales de manera normal, nosotros no, ya que tenemos que reconocer la falta de disciplina que ha tenido nuestro país ante los protocolos sanitarios.

Considero que las autoridades educativas y de salud, deben tomar en cuenta la posibilidad de que se autorice el tema del regreso a clase de forma distinta a la de educación básica, y así permitan que se retomen algunas actividades educativas en las universidades ya que se ha decretado para Guanajuato el semáforo amarillo.

ESCRIBE UN COMENTARIO