La noción de contubernio se utiliza para nombrar a un acuerdo o una asociación que resulta censurable o indigna. El término puede aplicarse sobre pactos ilícitos, conspiraciones u otros entendimientos que merecen repudio. López Obrador considera que en Guanajuato las autoridades de procuración de justicia y de seguridad pública del gobierno del estado están coludidas o en contubernio con el crimen organizado.

¿Por qué piensa eso el presidente de México? Es una acusación y/o declaración muy fuerte e irresponsable. Todo esto, derivado de la puesta en libertad por parte de las autoridades estatales del padre, madre y algún otro familiar consanguíneo del líder del Cártel de Santa Rosa de Lima, el “famoso” Marro. Nos dice AMLO y el Fiscal General de la República, Alejandro Gertz Manero, por errores al debido proceso y por aspectos administrativos.

Sin embargo, el operativo para capturar a los familiares del Marro lo llevaron a cabo autoridades federales y estatales. Los militares, la marina y la Guardia Nacional por parte del equipo que encabeza AMLO y su gobierno. Por la autoridad del estado de Guanajuato, el equipo que encabeza la Fiscalía del Estado y la Secretaria de Seguridad respectivamente, está última corporación por parte del gobernador del estado.

En esa lógica no sería normal pensar, ¿qué los errores cometidos por los participantes en el operativo corresponden a TODOS? Para no meternos en aspectos técnicos como abogado y especialista en el tema penal, destacando como lo han mencionado las instancias federal y estatal entre otras cosas, que la carpeta de investigación estuvo mal integrada y bla,bla,bla…

Pero el “honesto, valiente, inmaculado y que no dice mentiras” presidente de todos los mexicanos valiéndose de los micrófonos y poder del estado mismo, declara y dicta sentencia que en Guanajuato las autoridades están coludidas con los narcotraficantes que actúan desde hace años en la entidad. Y como el fiscal del estado y el secretario de seguridad pública están muy lejos de obtener resultados jurídicos, sociales y políticos   aceptados por la ciudadanía, lo más fácil y sencillo es culpar a la autoridad de casa.

Por supuesto que todos los guanajuatenses estamos cansados y hartos de vivir en este estado de emergencia social y jurídico que no merecemos. Con la angustia diaria de seguir contando muertos y más muertos entre los que pertenecen al crimen organizado, sociedad civil y miembros de las fuerzas de seguridad pública municipal y estatal. ¡Ya basta! No podemos ni debemos seguir viviendo en esta barbarie que es responsabilidad de TODOS: gobierno federal, estatal y municipal.

Ha sido aberrante ver y escuchar al Presidente y al Fiscal General del país culpabilizar de esta desgracia y problemática a nuestras autoridades, independientemente de quién tenga la culpa y a quién le corresponda la facultad. Todos son autoridades y para eso están, para solucionar al pueblo este grave flagelo que vivimos desde hace ya muchos años y que ahora es insostenible.

Si el presidente de México y el Fiscal General de la República van a medir con la misma vara y por consiguiente van a implementar investigaciones por contubernio, omisión, corrupción y todo lo que resulte a las autoridades de Guanajuato. Entonces que hagan lo mismo con respecto a los sucesos acontecidos en Culiacán, Sinaloa con el hijo del Chapo Guzmán. En ese caso, ¿no hubo contubernio, ni omisión o corrupción por parte del AMLO, de los miembros del Ejército, Marina, Guardia Nacional y del propio fiscal general de la República?

¿No será Sr. Presidente, que sigue MUY caliente y enojado porque aquí en Guanajuato fue el único estado donde usted no solo no gano; sino que fue apabullado por el panismo? Y que de acuerdo a las últimas encuestas publicadas la semana pasada por Consulta Mitofsky, el pueblo guanajuatense sigue y sigue opinando lo mismo: ¡Fuera AMLO! ¡Fuera MORENA! ¡Fuera la 4 T!

Y ya ve que usted no dice mentiras, no es igual a los demás y no usa la palestra de la Presidencia de la República para manipular y decir lo que sólo usted quiere decir para afectar otros intereses que no sean los suyos y de su partido. Lo que usted está haciendo se llama intromisión a la soberanía del pueblo de Guanajuato. ¡Sí! Escuchó bien. Intromisión a la soberanía del estado. ¿Y qué cree? ¡No lo vamos a permitir! ¡Inténtelo! ¡Ya lo verá!

¿No cree usted?

ESCRIBE UN COMENTARIO