Guanajuato, Gto.- Aunque no hubo el bullicio y el ir y venir de años anteriores, los cuevanenses cumplieron con la celebración del Día de las Madres, en medio de las restricciones impuestas por la pandemia del Covid-19, que una vez más marcó los festejos de esta fecha tan especial.

Una mañana fresca y con amenaza latente de lluvia dio la bienvenida al que es considerado el día más importante en el calendario de los guanajuatenses, quienes rindieron un merecido homenaje a las mujeres que tienen el privilegio de ser madres.

Las calles de la zona centro, desde temprana hora fueron ocupadas por miles de personas que salieron a buscar el recuerdo, el regalo o un presente que tiene un valor simbólico, en comparación con la importancia del festejo.

Diversos locales y establecimientos pusieron a disposición de las personas cientos de productos y demás artículos para hacer el regalo a mamá, mientras las familias se reunían en sus hogares para festejar entre ellos y hacer pasar un buen momento a la autora de sus días.

Conforme el día transcurrió, las familias se reunieron en sus hogares y muchas de ellas atendieron las disposiciones de las autoridades de salud para evitar contagios por el Covid-19.

Lo mismo chicos que grandes, todos participaron en un festejo que es esperado por todos a lo largo del año y en lugares como restaurantes, bares y demás espacios para la venta de bebidas y alimentos la gente se reunió para festejar a las mamás.

Las madres trabajadoras también fueron festejadas en sus centros de trabajo y a todas ellas se les dio el día libre para festejar con sus hijos y toda la familia, la cual siempre se reúne en torno a la figura de la madre.

Y mientas unos festejaban, otros participaban en la Caravana Internacional de Búsqueda de Personas Desaparecidas, quienes llevaron a cabo una marcha que inició en la Plaza de la Ranas y culminó a las afueras de Palacio de Gobierno.

ESCRIBE UN COMENTARIO