Además de los constantes narcobloqueos que sufrió el Estado de Guanajuato el pasado 10 de agosto, la ciudadanía tiene otros problemas de los qué preocuparse, como son los constantes asaltos en determinadas zonas de la ciudad. Tal es el caso del bulevar Francisco Villa para llegar a Juan Alonso de Torres.

La zona, ubicada cerca de las colonias Los Ángeles y León I, suele ser tranquila y segura durante la mañana, cuando el tráfico vehicular es constante y los negocios están abiertos y en movimiento. El problema inicia en la noche, cuando los asaltos son comunes en el parque lineal, en los diversos terrenos baldíos y los paraderos de la oruga, entre ellos el ‘Egipto’.

Como siempre, los nombres de los entrevistados se han modificado para proteger su identidad. No faltan los usuarios que, al salir del paradero, son asaltados a punta de pistola por tripulantes de motocicletas, que les arrebatan sus bienes y siguen su camino del bulevar Francisco Villa Rumbo a Alonso de Torres.

Una de las personas perjudicadas es Horacio Robles, quien trabaja como herrero. En sus propias palabras, señala: “El problema no es tanto el bulevar, sino que la gente que se dedica a la maña y se esconde en el parque y los baldíos. Casi siempre los problemas ocurren en las noches. A uno mejor le toca estar al tanto y esconder el dinero que traiga”.

“El problema no son tanto los paraderos ni las calles, el problema es la zona”, dice Adriana Castro, madre de familia de 41 años y pastelera de profesión. “En otros lugares más concurridos no pueden ir a esconderse a ningún lado, aquí es más fácil para ellos. A mí me tocó que me robaran el dinero del chivo (sic.)… y lo peor es que lo hacen tan rápido, que las cámaras no sirven para nada”.

Efectivamente, los terrenos baldíos abundan en la zona, que de noche tiende a ser más insegura.

ESCRIBE UN COMENTARIO