En la conmemoración del 445 Aniversario de la Fundación de León, el alcalde Héctor López Santillana, llamó a la ciudadanía a la unidad y solidaridad para frenar la pandemia.

“Seamos leales a nuestra historia. No será ésta la ocasión en la que perderemos nuestro sello leonés de valentía y solidaridad», expresó.

En los últimos 200 años León ha enfrentado y superado epidemias, pandémicas, terribles inundaciones y crisis económicas, indicó.

El presidente municipal destacó: «los leoneses hemos demostrado la voluntad política y ciudadana de no quedarnos con brazos cruzados. No esperamos que otros nos resuelvan los problemas, actuamos. Levantamos la mano, no la estiramos”.

Esto forjó nuestro espíritu de Municipio Libre y es lo que tenemos que hacer ahora, precisó Héctor López Santillana.

A la ceremonia oficial, asistieron el secretario de gobierno Luis Ernesto Ayala, en representación del gobernador Diego Singue Rodríguez Vallejo, y los integrantes del H. Ayuntamiento.

En el evento, Héctor López llamó a los leoneses a estar unidos durante estos tiempos, ser solidarios y a cuidarse para cuidar a los demás.

Reiteró su compromiso de que, a pesar de la pandemia y de los recortes, León no se detendrá, y dejará un León más iluminado, incluyente, educado, innovador, compacto, inteligente y conectado.

«Que sepan que las adversidades pueden superarse. Así somos los de León, siempre dispuestos a agarrar al toro por los cuernos. A ser parte de la solución y a dejar de ser parte del problema», enfatizó.

León fue villa desde su fundación, realizada el 20 de enero de 1576, hasta que el Congreso del Estado de Guanajuato, el 2 de junio de 1830, le dio el título de Ciudad dedicándola a la memoria de los hermanos Aldama.

En los últimos 200 años, León ha enfrentado epidemias:  Viruela (1804, 1815, 1830, 1840, 1911 y 1929-31); Sarampión (1825 y 1836); Tifoidea (1829-31, 1892, 1914-16); Escarlatina (1908); Meningitis cerebro-espinal (1929-31); pandemias como, Influenza española (1918); Influenza AH1N1 (2009). Y 2 terribles inundaciones en 1888 y 1926, así como crisis económicas (1929, 1982, 1995).

En cada desgracia, la solidaridad y la ayuda mutua permitió que León no se viniera abajo y se pudiera salir más rápido del problema.

ESCRIBE UN COMENTARIO