Comerciantes de la Zona Piel esperan continuar con las buenas ventas esta semana de fin de año.

Agustín Juárez, vendedor de llaveros y recuerdos hechos de piel, declaró que aún queda una semana de vacaciones y destacó que la presencia de turistas en la zona este año ha sido buena, lo que ha generado consumo para todos los comerciantes de la zona.

Reconoció que esta temporada decembrina, a pesar de que hubo más clientes, las ventas fueron ligeramente más bajas con respecto al año pasado.
“Las ventas están ligeramente más bajas que el año pasado, pero nos estamos ocupando y está saliendo para comer”, dijo el vendedor, quién tiene 23 años trabajando sobre la calle La Luz con su pequeño negocio de artesanías hechas de piel.

“Este año hubo más turismo. A la gente les gusta llevar productos de piel hechos en la ciudad. Esperemos que las ventas se mantengan hasta pasando año nuevo, fechas en las que bajan las ventas, ya que los turistas regresan a sus ciudades”, dijo Don Agustín.
Miles de leoneses y turistas de otras partes de la región o del país abarrotaron este viernes la Zona Piel en busca de un artículo para estrenar esta Navidad.

Desde temprana hora, las principales calles, plazas y mercados de piel que están frente a la Central Camionera, lucieron llenos de compradores, quienes buscaban unos zapatos, botas, tenis, una chamarra, un cinturón, bolso o cartera, para estrenar o regalar esta Nochebuena.

Ulises Rodríguez, quien tiene con su familia dos pequeños negocios de venta de cinturones y artículos de piel hechos por productores locales, señaló que este año las ventas estuvieron ligeramente más bajas que el año pasado, pese a la pandemia.
Explicó que muchos comerciantes hicieron un esfuerzo para capitalizarse y volver a abrir sus negocios este año, lo que provocó que existiera más oferta para los consumidores y que se distribuyera el mercado.

“A pesar de que más vendedores regresaron a sus locales, también es una realidad que hubo más compradores, pues la población también empieza a estabilizarse en sus empleos», dijo un joven de 20 años mientras atendía su negocio en medio de gritos de vendedores, choferes desesperados por salir de la zona y los silbatazos de los tránsitos que agilizaban el tráfico.

Ahora los vendedores esperan que las ventas se mantengan toda la semana de fin de año, pues, iniciando enero, el consumo se traslada a la venta de juguetes y repunta con la llegada de la Feria a mitad de mes.

ESCRIBE UN COMENTARIO