Algunos comerciantes de flores, al exterior del panteón San Nicolás de León, externaron que hubo falta de comunicación y fue incongruente la decisión de la autoridad municipal en permitir que algunos puestos se colocaron desde el domingo, cuando inicialmente les habían comentado a la mayoría que se instalarían a partir del lunes.

Martha Martínez tiene 20 años vendiendo a las afueras del panteón cada festividad de Día de Muertos y, en entrevista, declaró que año con año les asignan los lugares un día antes para poderse colocar. Sin embargo, este 2021, que representaba el regresar a comercializar luego de que el año pasado no se pudo, la indicación de las autoridades había sido presuntamente que ningún comerciante se colocaría a laborar a las afueras del cementerio. Aun así, por la tarde ya había puestos.

“Los que nos colocamos hasta hoy (o sea ayer), acatando las ordenes que ellos mismos dan, resulta que ya perdimos la venta del día domingo”, expuso.

Declaró que hubo falta de comunicación, porque en las oficinas se les había informado que hasta el lunes se les permitiría ubicarse y repartir los espacios para estar con sana distancia, algo que fue incongruente con lo que pasó.

Hizo llamado a las autoridades a la congruencia y tener mayor organización para que se procure que se mantenga todas las medidas, así como a ellos se lo solicitan.

Año con año, a las afueras del panteón San Nicolás antes de que llegara la pandemia, había cerca de 60 puestos, pero ahora, en este 2021, son cerca de 30, por lo que no todos pudieron colocarse. Además, gran parte de los vendedores son adultos mayores, por lo que exigió mayor consideración para ellos.

ESCRIBE UN COMENTARIO