Mientras en la ciudad a diario se generan unas 80 toneladas de basura, la falta de personal suficiente y de unidades de recolección han ocasionado el aumento de la problemática, para la cual el Gobierno municipal carece de una respuesta adecuada.

Con sólo 14 unidades en condiciones adecuadas para atender esta labor y una carencia de otras 30 para poder recolectar las decenas de toneladas que a diario se producen en la ciudad y sus zonas rurales, el problema se mantiene en crecimiento y si atención.

Además, estimaciones de la misma Dirección de Servicios Públicos Municipales, a cargo de Marco Antonio Figueroa, apuntan que en la ciudad se requiere de contratar a otras 70 personas adicionales a las cerca de 60 que actualmente realizan estas labores.

Y aunque se ha recurrido a medidas como la participación de particulares para apoyar en la dotación de este servicio público y hasta el mismo alcalde, Alejandro Navarro Saldaña ha señalado que se busca concesionar el servicio, hasta la problemática sigue sin resolverse y cada día es mayor.

En barrios, callejones, colonias y zonas rurales, los contenedores que ahí se ubican lucen saturados de basura y desechos todos los días y la gente cada vez encuentra más problemas para depositar en los lugares adecuados la basura que se produce en los hogares.

En los asentamientos, desde poco más de dos años, han dejado de pasar a los hogares que las conforman para recolectar la basura de sus habitantes, quienes a cambio tienen que pagar a particulares que realizan estas labores.

Para los vecinos, esta medida ha resultado adecuada y las calles de esta demarcación que antes lucían con basura regada por todos lados, ahora lucen más limpias y la gente se ha acostumbrado a la medida.

En estas poblaciones se espera que haya una definición de parte de las autoridades municipales, ya sea que se aumente la cantidad de unidades para la recolección o bien se defina la concesión del servicio a particulares.

ESCRIBE UN COMENTARIO