«LA SED»  NO ENTIENDE DE VOLUNTADES POLÍTICAS

En 1995 se emitió un decreto presidencial para que León recibiera agua de la Cuenca del Río Verde.

Desde finales de los años ochenta los expertos hidráulicos habían contemplado la construcción de una macro presa para garantizar el suministro de agua para la capital del calzado, los altos del Jalisco y la zona sur de Guadalajara.

26 años después, el proyecto parece ahogarse en un vaso sin agua, ante la sequía derivada de la falta de voluntad política para incluir a León en los beneficios hidráulicos de la presa El Zapotillo.

El presidente Andrés Manuel López Obrador dialogó, hace ocho días, con los vecinos de los pueblos que serían inundados con una cortina de más de cien metros de altura. La intervención presidencial parecía destrabar el proyecto hidráulico.

No fue así.

Lejos de ofrecer una alternativa, el presidente habló «así de claro» -como lo dijo en su discurso-, al señalar que León sería excluido de los beneficios de recibir agua para las redes potables procedentes del Zapotillo.

Para los leoneses, para los guanajuatenses, no fue otra cosa que un desplante político.

El gobernador Diego Singue Rodríguez Vallejo lamentó que en el caso del Zapotillo cuando se daba un paso adelante, se daban dos pasos atrás. Ofreció defender el derecho al agua.

El alcalde Héctor López Santillana -por su parte- lamentó el escenario y pidió sensatez: “Ahora es cuándo el gobierno federal debe mostrar sensibilidad y buen juicio”.

Los empresarios guanajuatenses reprocharon la decisión federal; la sociedad cuestionó a la federación y el organismo operador del agua hubo de aceptar que se buscarían otras alternativas.

Sin el Zapotillo, León dejará de recibir 135 litros de agua por segundo.

¿Cuál será el plan B para León?

«TELÉFONO DESCOMPUESTO» EN EL TEMA DEL COVID

“Bueno, bueno, ¿quién habla?”

La coloquial frase parece retumbar en la línea telefónica que maneja los temas covid donde cada actor vierte su mensaje conforme a su perspectiva.

En esta red de “comunicación» todo es confusión para los ciudadanos, los receptores finales de la información.

Esta semana repiqueteó el «teléfono», así:

Hugo López-Gatell, el subsecretario de Salud federal, tomó como referencia el declive en casos covid que se registra en la Ciudad de México y aseguró que en dos semanas comenzará el descenso de la tercera ola de contagios.

El vaticinio coincide con la fecha del regreso a clases presenciales para millares de niños de escuelas primarias que, entre la incertidumbre, preparan ya sus mochilas para enfilar hacia la escuela.

Los mensajes enviados por la federación causaron confusión entre los padres de familia que, entre la tercera ola de contagios,  fueron avisados que deberían de firmar una responsiva antes de enviar a sus hijos a la escuela. Hubo confusión, hasta que finalmente la federación aclaró que sería voluntaria.

Otro factor de incertidumbre ciudadana proviene de la realidad del aumento de contagios: en Guanajuato, como en otras entidades, hay mas hospitalizados, entre ellos muchos jóvenes y niños en un escenario dramático. Las áreas de pediatría se saturan, como nunca.

Desde que arrancó la pandemia, los ciudadanos piden información clara, precisa y, sobre todo, oficial.

Que no se decodifiquen los mensajes, que exista credibilidad en la vocería y que exista información basada en la realidad.

Urge que la información permee hacia la sociedad de manera coordinada para que la toma de decisiones económicas y sociales, sea la adecuada.

«Como que dijo… pero no dijo».

Y DUDAS, MUCHAS DUDAS ANTES DE REGRESAR A LA ESCUELA

Otra vez la federación incurre en un desafortunado revire.

Para los padres de familia de niños escolares, la solicitud de una responsiva para el regreso a clases no fue otra cosa que una advertencia de que no había garantías sanitarias.

El amago preocupó a los papás: «Si se pide una responsiva, señal de que no hay condiciones para garantizar la integridad de los niños», coincidieron voces ciudadanas.

Por eso , en redes sociales, los paterfamilias exigieron a la federación que también garantizara el buen estado de las escuelas y las protocolos de prevención de la salud.

Al final, las autoridades de educación reviraron al señalar que era voluntario y que no sería necesaria esa responsiva.

Hoy, a ocho días del día D, persiste la confusión entre los inconsistentes escenarios planteados por las autoridades.

El otro eventual  «revire» sería una posible marcha atrás al regreso a clases derivado del embate de la cepa Delta que ha demostrado un alto grado de contagio y letalidad. Por ahora, todavía persiste el 30 de agosto como fecha de retorno a la escuela.

Los revires oficiales -en este tema educativo- han provocado la pérdida de la credibilidad ciudadana. La sociedad quiere disipar ya su incertidumbre.

Lo cierto es que, nada está escrito ni prescrito ante los escenarios actuales:

Los hospitales pediátricos tienden a saturarse con niños contagiados; los papás aceptan que el aprovechamiento escolar ha sido precario en tele aula; los niños proyectan su deseo de regresar a la escuela al no resistir más el concepto de enseñanza virtual…

Toda una maraña, ¿quién tiene el justo medio?

EL «EJE AVENIDA», INMERSO EN LASTIMOSO ABANDONO

Es una lástima que lastima: el Bulevar López Mateos se encuentra en un estado lastimoso.

En el año de 1965 la ciudad de León anunció el proyecto del Eje del Bajío, un bulevar que trazaría el progreso de una pujante población próspera y apegada al trabajo.

Han transcurrido 56 años y, desde entonces, el bulevar parece haber dado más que lo que ha recibido:

– Soporta una ruta troncal del Sistema Integrado del Transporte.

– Cedió el espacio de estacionamiento para otro carril más.

– Sus comercios y edificios de oficinas sucumbieron ante la crisis social de su tramo original.

– Representa una vialidad con un alto aforo vehicular.

– Se prepara para admitir un espacio de ciclovía.

– Su sistema de drenaje hidráulico parece haber sido rebasado.

Muchos son los factores a enumerar en torno al «eje», como se le llamó coloquialmente durante una época, y que lo han situado en una situación de pena y penuria.

¿Qué se hace o qué se hará para su rescate social y económico?

Tocará a la próxima administración municipal que encabezará Alejandra Gutiérrez Campos establecer un proyecto de rehabilitación integral, sobre todo a su tramo original entre la Prolongación Calzada y Bulevar Insurgentes.

Urge que regrese la «vida» a este emblemático espacio leonés que hoy se encuentra en decadencia, a pesar de su aparente movilidad con la carga vehicular que soporta.

Tocará al próximo gobierno establecer un proyecto ejecutivo para la ciclovía, así como los apoyos correspondientes a los propietarios de esas fincas que hoy están abandonadas a fin de que vuelvan los giros de oficinas, comercio y habitacional.

El «eje» espera, ha dado mucho por León, ¿ha recibido poco?

EL GOL, EL ERROR, LA FIGURA Y EL OSO

A continuación el retrato de la semana proyectado en términos de futbol.

El gol: El anotado por el Club León que ayer celebró su aniversario número 77 entre recuerdos, anécdotas y un sabor futbolero muy a la usanza de León y los leoneses. ¡Felicidades a la fiera!

El error: De la falta de programas específicos para el rescate social y económico del Bulevar «Adolfo López Mateos», el eje de la ciudad que ha dado más de lo que ha recibido.

La figura: El Instituto Nacional Electoral que estableció los protocolos para una consulta interna sobre la continuidad del contrato colectivo en la planta General Motors. El resultado, un no a la continuidad del contrato colectivo de trabajo de la CTM. Una democrática decisión.

El oso: De las autoridades de las tres instancias de gobierno que han sembrado dudas, muchas dudas, sobre el escenario del regreso a clases presenciales.  Nadie tiene la certeza de ofrecer garantías sanitarias a niños, jóvenes y maestros.

Y EL PIQUETE PARA EL CAFÉ

Van las siguientes coloquiales frases escuchadas de manera ocasional.-  Tómelo con buen humor.

– Siempre que alguien causa risa: Si no había nadie, tú mismo te ríes.

– Suele suceder que los mejores amigos «desaparecen» cuando más se necesitan.

– Y la música de cumbia pone a bailar hasta el más «fresa».

ESCRIBE UN COMENTARIO