Representantes de la comunidad mazahua que habitan en la ciudad de León lamentaron que han existido altercados y hasta presuntos abusos por parte de algunos inspectores de comercio, algo que buscan evitar y entablar mejor diálogo para que estas situaciones no a repitan.

Cirilo Hernández Bernal y David Sánchez Hernández quienes son nuevos consejeros del Consejo Consultivo Indígena de León, compartieron que en su comunidad hay muchos comerciantes y, en ocasiones, los inspectores de la vía pública abusan.

“Ojalá que la autoridad nos tome en cuenta como mazahuas. Ahora sí que el consejo no nos abandone”, dijo Cirilo Hernández Bernal.
David señaló que lo que buscan es que las autoridades puedan ser más sensibles, pues dijo que hay muchas cosas por cambiar y están completamente abiertos a ir de la mano con la autoridad.

Una de las zonas en donde más presencia de comercio existe es en la zona piel, por ejemplo, y al ser una zona que propiamente se ha desbordado en comercio en las banquetas, en ocasiones hay este roce con los inspectores.
Son cerca de 300 permisos que se tienen para el comercio, de los cuales casi el 80% está en la zona piel.

David lamentó que tiene conocimiento de que han llegado a tener agresiones físicas con la autoridad, pero también hay personas que trabajan “a sus anchas y sin permiso” y por lo que se cuestionen que por qué a ellos sí y a los demás no.
En León hay cerca de 1 mil 300 habitantes mazahuas cuya principal fuente de trabajo es el comercio, pues se dedican a vender alfarería, pulseras, bolsas y hasta muebles.
Además de este acercamiento que buscan tener, de igual manera expresaron que esperan tener un lugar y un espacio definido más allá que seguir como comerciantes ambulantes.

NO ESTUDIAN
Más del 70 por ciento de menores de 3 a 14 años de ascendencia indígena no estudian actualmente, de acuerdo con lo que comentó la alcaldesa de León, Alejandra Gutiérrez Campos.

Esto durante la toma de protesta del Consejo Consultivo Indígena del Municipio de León, un organismo que está integrado por personas de al menos 6 culturas diferentes: náhuatl, purépecha, mazahua, otomí, tzotzil y mixteca, asentadas en la ciudad, y la comunidad triki como invitada e instituciones públicas y privadas.

La Alcaldesa reconoció que este tema educativo de los menores es uno de los retos y las situaciones a las cuales es necesario buscar alternativas para que las niñas y niños de los pueblos indígenas tengan acceso a la educación respetando sus culturas y sus tradiciones.
“Es importante escucharlos. Sabemos que luego pasan por varias dificultades, cada vez han llegado más personas a esta ciudad, ha crecido de manera exponencial”.

Exhortó a los integrantes a contar con el Ayuntamiento que salvaguardará sus costumbres.
“Para eso estamos, para escucharlos; trabajar de manera conjunta y, sobre todo, salvaguardar sus costumbres, su lengua, sus tradiciones, que es lo que nos enriquece de manera puntual”, finalizó.

ESCRIBE UN COMENTARIO