Para los aseadores de calzado que se localizan en alrededor del jardín principal la pandemia del coronavirus sin lugar a duda vino a afectarlos, puesto que actualmente en ocasiones solo llega un cliente a bolearse por la cantidad de 20 pesos.

Javier “N” señaló que desde que se hizo del conocimiento de la pandemia y se determinó cerrar la circunferencia del jardín principal las personas que acudían a bolearse de forma ordinaria, dejaron de acudir a asear su calzado como lo hacían anteriormente.

Explicó que actualmente en ocasiones solo llega un cliente al cual le cobra 20 pesos y es lo único que se lleva a su casa durante varias horas que permanece esperando a que lleguen más personas a bolearse el calzado.

Señaló que debido a lo anterior ha tenido que buscar trabajo de mesero en algunas de las cantinas o bares de esta ciudad o en el municipio de Romita, en donde labora como meseros y encargado de un bar por un sueldo de 200 pesos diarios.

Añadió que a los boleros les afecta cuando se permite la instalación de comerciantes de temporada debido a que ocupan todo alrededor del jardín y se cierra la circulación lo cual no permite que los clientes lleguen como lo hacen de forma normal.

En otro orden señaló que las hay aseadores de calzado que son personas de avanzada edad por lo cual permanecen realizando dicha actividad para poder subsistir ellos y quienes dependen de ellos puesto que en otros lugares ya es demasiado difícil que les proporcionen un trabajo como a las personas más jóvenes.

Por otro lado comentó que quienes no tienen la oportunidad de trabajar en otra actividad tienen que aguantar todo el día en espera de las personas que se asean el calzado a fin de poder regresar en las tardes noches a sus hogares con algo de dinero.

ESCRIBE UN COMENTARIO