A menos de 24 horas del arranque en el Club del Lago, el corazón del FIG, se lleva a cabo como cada año la comida de bienvenida a los pilotos, quienes aprovechan para conocer a sus tripulaciones y checar que los aerostáticos estén en óptimas condiciones.

BUENA VIBRA

Este convivio se ha vuelto toda una tradición, es aquí donde tienen sus últimos momentos antes del arranque.

Entre las tripulaciones, amigos y comité organizador es el momento idóneo para desearse buena suerte.

Desde muy temprano llegan a la que será su casa por cuatro días los protagonistas están listos globos, pilotos y tripulaciones sobre ellos estará la responsabilidad de iluminar el cielo y el rostro de los visitantes.

 TODO LISTO

«Estamos ahorita en todos los detalles técnicos, en tiempo perfectamente con todas nuestras obligaciones expresó la directora del FIG.

Auguró un buen clima para la fiesta aerostática además de que mencionó que las instalaciones ya estás listas para esta edición.

ESCRIBE UN COMENTARIO

También te puede interesar:  PROPONE BOTELLO ACCIONES PARA REACTIVAR ECONOMÍA