Fecha FIFA muy “fofa”.

Llegó la fecha FIFA de septiembre, el llamado también “parón” para que las diversas selecciones puedan llevar a cabo partidos de “preparación” y allegarse unos “$$$billete$$$” luego del Mundial pasado. Pero también es para que los equipos se sigan armando mejor.

Aquí en México ya varios equipos dieron a conocer sus planes en éste “inter”, por ejemplo, quienes sí están aprovechando el tiempo son los rojinegros del Atlas, quienes sin haber triunfado aún y con una miserable cadena de derrotas, anunciaron la destitución de su técnico Gerardo Espinoza para la llegada del argentino Guillermo Hoyos para salir del hoyo en el que están metidos.

Por su parte los Lobos Buap ya anunciaron que se la jugarán con Paco Palencia y seguirán confiando en el técnico-rockero para salir adelante en éste torneo. En tanto los Santos de Torreón confirmaron como su técnico por este semestre a Chava Reyes; y así por el estilo podríamos seguir “hablando” igual de Veracruz con Juvenal o de Pumas con el “revivido” Patiño.

Y es a través de éste último que nos ligamos con quien fue su víctima, los esmeraldas de León, luego del descalabro sufrido la semana pasada en el estadio León a manos de los felinos del Pedregal, una derrota que caló hondo en las entrañas de los aficionados (en las del equipo no sé, parece que no) quienes siguen sin explicarse por qué el “Chavo” ha tenido tantas oportunidades y porque la complacencia de la directiva leonesa.

Si, como se ve, no habrá cambio en el banquillo del León, será porque están pensando que el uruguayo es el técnico idóneo para terminar éste torneo, pase lo que pase; al final de cuentas, aunque la afición verdiblanca no lo quiera, mientras goce de la paciencia de Jesús Martínez (Padre e Hijo), pues la fiera seguirá apostando por Díaz. ¿Quién tendrá la razón?, simplemente basta ver los números de éste torneo y de los anteriores, pero como se dice “cada cabeza es un mundo” y el mundo panza-verde por ahora así está “a gustito”, aunque le pese a los verdiblancos de tribuna.

Solo queda esperar que en estas dos semanas, la preparación sea inmejorable, para que al volver a jugar ya no haya los pretextos de siempre justificando su irregularidad.

ESCRIBE UN COMENTARIO