¿Recuerdan esa infancia llena de Barbies? Los vestidos, los zapatos diminutos y la curiosidad de cortar su cabello.

Así fue el primer acercamiento de Ileana Salazar su gusto por la asesoría de imagen y el diseño de maquillaje, quien desde muy pequeña sentía un interés en ver las revistas de moda, jugar con las muñecas, arreglarlas de tal manera que se vieran elegantes y bonitas.

A la vez que su outfit fuera acorde al papel que les tocaba jugar. “Siempre me gustó verme bien y vestir de acuerdo con los eventos que tuviera, nunca me ha gustado andar desarreglada ni descuidar mi imagen, ya que considero que es parte de lo que quieres proyectar como persona”

Al principio no había mostrado interés alguno en aprender a maquillarse y aún menos en maquillar a otra persona, no fue hasta que entró a un curso con la finalidad de aprender nuevas técnicas para su propio arreglo, lo que vino después fue algo que no esperaba  pues descubrió la habilidad que tenía  para desarrollar su creatividad y volverla arte en el rostro de cualquier persona.

Perseverante y  exigente, fiel creyente de que los obstáculos los ponemos nosotros mismos y que si hay algo que te propongas no deberías parar hasta cumplirlos, porque no importa que tan difícil sea, la clave es nunca rendirse. “Desafortunadamente siempre nos vamos a topar con situaciones y personas que traten de frenarnos, pero depende de nuestra actitud y ganas de lograr todo aquello que deseamos para poder llegar hasta donde queremos”

Claro que todo esto no sería posible sin el constante estudio y cursos para estar preparada, Ileana es de las personas que siempre buscan la forma de seguir aprendiendo y actualizando sus conocimientos, sobre todo porque se dedica a capacitar a más personas.

“La perfección no es alcanzable pero si perseguimos la perfección podemos conseguir la excelencia” – Vince Lombardi

 

ESCRIBE UN COMENTARIO