El Senado de la República aprobó tipificar como delito grave la portación de armas de fuego sin el permiso correspondiente.

Así lo afirmó el senador Fernando Torres Graciano:

Es una necesidad que nos pidieron desde la Conferencia Nacional de Gobernadores (CoNaGo), como una forma de inhibir los delitos de esa naturaleza y porque podrían estar relacionados con otras actividades delictivas.”

La sanción para quien porte, fabrique o importe armas de fuego sin permiso, será de 7 a 15 años de prisión, y no de 2 a 7 años, como establece el texto vigente.

En el caso de quienes porten sin permiso armas de uso exclusivo del Ejército, el dictamen establece sanciones de hasta 30 años de cárcel.

De acuerdo con datos de Ministerio Público, entre enero y mayo de 2016 se cometieron un total 4 mil 693 homicidios con armas de fuego, sin contar la denominada cifra negra, que son los delitos no denunciados o que no derivaron en averiguación previa.

El senador por Guanajuato afirmó que el tráfico de armas está directamente relacionado con la incidencia delictiva e indicó que de acuerdo con el Anuario Estadístico y Geográfico por entidad federativa 2016, el total de armas y municiones aseguradas en el combate a los delitos contra la salud en México fue de 11 mil 776 en 2014.

La nueva legislación contempla modificaciones al Código Penal Federal y a la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

Torres Graciano aseguró que el uso ilegal y la deficiencia normativa sobre la posesión, portación, fabricación y comercio de las armas de fuego y explosivos, aumentan la inseguridad que hoy en día se vive en muchas regiones del país.

La reforma se envió a la Cámara de Diputados para su discusión.

ESCRIBE UN COMENTARIO