En un operativo realizado por personal de la Policía preventiva y de la Dirección de Fiscalización, se decomisaron 15 kilogramos de productos pirotécnicos, bebidas de contenido alcohólico y se aplicó una clausura en contra de un establecimiento que no contaba con permiso.

El dispositivo de seguridad se aplicó en poblaciones rurales de la zona sur, con la finalidad de prevenir la venta de este tipo de productos, fuera de horarios y reglamentos municipales.

La vigilancia se llevó a cabo en las poblaciones rurales de Santa Teresa y Cañada de Bustos, así como en las colonias populares el Edén y Presas de Guanajuato I y II, también en la zona sur.

En las zonas rurales en dos casos, se decomisaron 15 kilos de productos pirotécnicos, los cuales se vendían en tiendas de abarrotes y sin las autorizaciones correspondientes.

El pasado miércoles, en otras poblaciones también de la zona sur, policías efectuaron el decomiso de 50 kilos de diversos artículos y presentaciones de pirotecnia.

Mientras en las citadas poblaciones rurales, así como en Presas de Guanajuato I se decomisaron 170 litros de bebidas de contenido alcohólico en diversas presentaciones y que se ofrecían a la venta, en establecimientos que no contaban con permiso.

Fue en la comunidad de Cañada de Bustos donde se procedió a la clausura de unos de esos negocios, el cual expendía las bebidas en una tienda de abarrotes y sin las autorizaciones debidas.

Luego el operativo llegó hasta la colonia Presas de Guanajuato II, donde los oficiales recorrieron esta demarcación, pero solo detectaron a personas que ingerían bebidas embriagantes en la vía pública, a quienes se les pidió se retiraran del lugar y los aludidos cumplieron la medida.

Las autoridades hicieron un llamado a la población para reportar los lugares de venta de ambos productos, debido a que la pirotecnia suele generar riesgos para las personas, además que la venta de alcohol requiere de una licencia vigente y actualizada.

ESCRIBE UN COMENTARIO