El precio de la cebolla aumentó de 10 a 22 pesos el kilogramo, la carne de puerco se elevó de 35 a 55 pesos, la costilla de 55 a 75 pesos y el frijol peruano de primera calidad subió a 42 a 47 pesos, lo cual representa un golpe a la deficiente economía de las familias populares en medio de la contingencia.

El frijol peruano es el de mayor consumo popular, pese a que hay variedad de tipos, como el peruano de menor calidad que cuesta 40 pesos, el pinto de 33 pesos, cada vez se convierte en un alimento de lujo, refirió el presidente de comerciantes del Descargue Estrella Ramiro Sánchez González.

Las amas de casa se llevan medios kilogramos de productos de primera necesidad, o en algunos surten un cuarto de algún cuarto, le calculan, de acuerdo a su capacidad de compra y le compensan con otros productos básicos, refirió.

El precio del jitomate se mantiene en 10 pesos el kilogramo, el tomatillo a 5 pesos, el chile serrano a 18 pesos, no han subido de precio desde hace más de un mes, además de que en los locales existen ofertas que ayudan a compensar el gasto de las amas de casa.
El precio del hubo también sigue igual, a 20 y 22 pesos el sucio, el de mejor calidad o limpio del cascaron es a 23 pesos el kilogramo, con variantes de ofertas que ofrecen los comerciantes en competencia por ganar clientes.

El pollo cuesta 55 a 60 pesos el surtido, a 46 y 48 pesos la pechuga y muslo, mientras que el azúcar se mantiene a 20 pesos el kilogramo, refirió.

El problema es que luego de surtirse en el Descargue Estrella, los pequeños y micro comerciantes para vender en sus tiendas o afuera de sus casas, los precios se incrementan de uno a cuatro precios que impactan el bolsillo de las amas de casa que por lo regular acuden a surtir despensa diaria, a como pueden.

ESCRIBE UN COMENTARIO