El servicio de internet móvil empezó a restablecerse ayer en Cuba, después de tres días de interrupción tras las manifestaciones antigubernamentales del domingo, pero fue imposible acceder con datos a las redes sociales y a las aplicaciones de mensajería.

El acceso a WhatsApp, Facebook y Twitter, a través de las tecnologías 3G o 4G, seguía bloqueado, pero se podía entrar de manera inestable a la red.

Las redes sociales jugaron un papel movilizador en las protestas del domingo por las carencias y las crisis que azotan a la nación caribeña, y han servido para difundir mucha información, una parte desmentida por los medios estatales en la isla.

A pesar de la fuerte presencia policial, las calles en la concurrida Habana Vieja han ido retomando su vitalidad, con decenas de personas yendo y viniendo con compras y trámites cotidianos.

Pero el flujo digital del internet móvil seguía casi desolado.

Cubanos en las calles lamentaron que no podían comunicarse con sus familiares.

Las personas esperaban para hablar en un teléfono público, mientras sostenían un celular en la mano.

Afuera de una oficina de Etecsa, la monopólica Empresa de Telecomunicaciones de Cuba, las personas movían y tecleaban sus teléfonos esperando captar la señal wifi, la forma que tenían muchos cubanos para acceder a internet hasta 2018, cuando la banda 3G llegó a la isla.

«Aquí hay una sola red», indicó con hartazgo Alejandro, un ciudadano de a pie.

«Si no hay internet es que son ellos los que lo quitan, no viene de otro lugar».

El Canciller cubano, Bruno Rodríguez, justificó el bloqueo de la red al señalar que su país tiene derecho a defenderse.

«Es verdad que faltan datos (móviles), pero faltan medicamentos también», apuntó la noche del martes.

Rodríguez acusó a Estados Unidos de llevar a cabo una campaña en Twitter, a través de la etiqueta #SOSCuba, para incitar el malestar social en la isla.

Ante el desabasto de medicamentos reconocido por el Canciller, el Gobierno anunció ayer que autoriza a los viajeros la libre importación temporal de alimentos, fármacos y productos de aseo.

«(Se acordó) autorizar excepcionalmente y con carácter temporal, la importación por la vía del pasajero, es decir del equipaje acompañante en el viaje, sin límite de valor y libre de pago de aranceles», dijo el Premier de la isla, Manuel Marrero.

En tanto, la revisión del Presidente estadounidense, Joe Biden, de la política hacia Cuba de la era de Donald Trump podría conducir a grandes cambios, según dos fuentes con conocimiento del tema.

Las modificaciones serían la flexibilización de las restricciones a las remesas, la posibilidad de aliviar la prohibición de viajar entre Estados Unidos y Cuba, así como el levantar la designación de Cuba como «Estado patrocinador del terrorismo».

ESCRIBE UN COMENTARIO