Las posadas están a unos días de comenzar, y la Navidad también. Lo cierto es que, pese a que persiste el espíritu navideño, la situación económica sigue siendo difícil para muchos ciudadanos y amas de casa.

Desde el arranque de la pandemia en marzo del año pasado, los empleos que se perdieron y el aumento de la precariedad fueron una constante. Hoy en día, la economía se recupera de sus heridas de manera pausada, pero las cicatrices tardan en sanar. Las navidades, como solían ser en 2019, han quedado atrás.

Actualmente, en la calle Josefa Ortiz, muy cerca de la Miguel Alemán, los comerciantes ofrecen todo lo necesario para adornar la casa y montar un nacimiento. Hay árboles de Navidad a 950 pesos, otros a 490. Las figuras para los nacimientos son, algunas, muy económicas: las más pequeñas están a 3 por 5 pesos… pero otras a 700 pesos. Aunque hay para todos los bolsillos, la vendedora Soledad Valadez reconoce que al menos hasta el momento, “las ventas están bastante tranquilas”.

Por su parte, María Fernanda Gutiérrez, quien es ama de casa y vive en Villas de San Juan, señala que, sin duda alguna, este año no hará posada: “El año pasado no se hizo porque simplemente no se podía, y este tampoco porque no hay suficiente dinero para organizarla. Antes se podía cooperar con la gente de la cuadra, pero cada vez es más difícil”.

Lo cierto es que la situación no es fácil en ningún lugar del mundo.  De acuerdo con información del Fondo Monetario Internacional (IMF, por sus siglas en inglés), publicada en octubre de 2021, en el artículo “La recuperación mundial continúa, pero ha perdido ímpetu y la incertidumbre ha aumentado”, se habla que la situación es gradual, incluso en los países del primer mundo.

Asimismo, el aumento al salario mínimo no es suficiente, tal como lo informó este medio hace una semana.

ESCRIBE UN COMENTARIO