La momia de Tutankamón llegará al Expo Parque Bicentenario para dejar al descubierto los secretos del faraón.

Se contempla la llegada de por lo menos 100 mil asistentes del Estado y de otras entidades del país, al ser una de las exposiciones más atractivas por los misterios y leyendas que encierra.

«Son piezas más emblemáticas, entre las más de 3 mil piezas que conforman el tesoro de Tutankamón, se trata de piezas que, aunque son copia, son reproducciones, es decir, están realizadas de una manera exquisita que casi no te das cuenta, si ves el trono, y la original, no te darías cuenta» expresó la coordinadora de diplomados en cultura, Denisse Córdova.

Después de haber visitado 7 ciudades mexicanas y generar más de 1.3 millones de visitas en el país.

La exposición contempla poco más de 200 objetos como réplica de los originales encontrados en la tumba egipcia.

Esta muestra estará abierta al público a partir del próximo 26 de septiembre y hasta marzo de 2020 en el Parque Guanajuato Bicentenario, ubicado en el municipio de Silao.

Como parte de la exposición se contempla una sala donde se trataran las historias y en general todo en torno a las misteriosas muertes de las personas que encontraron la tumba.

La exposición “Tutankamón: La Tumba, El Oro y La Maldición” se presentó hace meses en el Palacio de la Autonomía, del Centro de la Ciudad de México; en el Museo del Noreste de Monterrey, en Galería de Arte del Palacio de Gobierno de Puebla, en Museo de los Conspiradores en Querétaro, en Palacio Municipal de San Luis Potosí y en el Museo de Bellas Artes de Toluca.

También te puede interesar:  Todos juntos gritan ¡Viva México!

En total en el país ha sido visitada por 1.3 millones de personas, y en Guanajuato se esperan por lo menos 100 mil espectadores.

Tutankamón fue un faraón notable en la restauración y armonización del Egipto posterior al periodo Amarna, pero debido a su corto reinado y la usurpación de sus pocos monumentos por parte de faraones de la XIX dinastía, no fue conocido en épocas antiguas.

El tamaño relativamente pequeño de su tumba, sedimentada a través de los años fue la razón de que no fuera descubierta hasta el siglo XX cuando Howard Carterla la encontró intacta en 1922.

Su descubrimiento y los tesoros encontrados en ella tuvieron cobertura mundial en la prensa y renovaron el interés del público por el Antiguo Egipto convirtiéndose la máscara funeraria del faraón en la imagen más popular.

El hallazgo de su tumba, casi intacta, fue un aporte fundamental para la comprensión de la historia y cultura egipcias. Posibilitó sacar a la luz una cantidad apreciable de joyas, muebles, armas y variados utensilios, permitiendo esto ampliar el conocimiento de esta civilización.

ESCRIBE UN COMENTARIO