Ante la desesperación por el desempleo y la falta de dinero para llevar qué comer a su familia, lo que más quieren los trabajadores es trabajar, expuso el dirigente de la CROC en Guanajuato, Antonio Hernández Navarro.

El temor a la pandemia del Covid-19 sigue latente, no pasa a segundo grado, es el origen de la parálisis de la industria, comercio, los servicio, del desempleo y las pérdidas económicas, hay que seguir con las medidas de protección para contener los contagios, dijo.

El regreso a las actividades productivas, es lento, poco a poco, para los trabajadores que no perdieron sus empleos, para los que no tienen trabajo tendrán que esperar hasta que se reactive la economía y generación de empleos, es el problema a afrontar, apuntó.

Mientras tanto, la gente busca apoyos de los tres niveles de gobierno para el autoempleo, el reinicio de talleres familiares, de changarros, o de plano se van a los tianguis, a las calles a vender dulces, semillas, papitas, de limpia parabrisas en los cruceros.

Una esperanza para los desempleados es que pronto funcione el programa de reactivación económica del gobernador Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, para que se formen nuevas micro y pequeñas empresas y se generen empleos en la industria, el comercio, el turismo y demás servicios.

Urge que los tres niveles de gobierno aterricen sus programas de reactivación económica para la generación de empleos, con el fin de que los trabajadores tengan dinero para que puedan comprar la canasta básica a sus familias, para que no crezca el problema de descomposición social.

Dijo que hace falta que se otorguen estímulos fiscales a la inversión en creación de pequeñas empresas, créditos blandos, apoyos para la generación de empleos, que se otorguen facilidades a la apertura de empresas de capital nacional, no sólo a las empresas foráneas.

ESCRIBE UN COMENTARIO