El crecimiento de los vinos guanajuatenses es constante y va haciéndose cada vez más popular en todo el país. Sin embargo, enfrenta varios retos para darse a conocer entre la ciudadanía en general.

Al respecto, Karla Fernández, creadora de la iniciativa “Toma Vino de Guanajuato” que consiste en tours, rutas del vino, y fomentar el consumo del Guanajuato, y las noticias en torno a este naciente mundo. Tal como lo explica Karla, la difusión del vino es una ardua labor:

“El tema del vino tiene cerca de diez a quince años en el estado, y estaba muy escondido en Guanajuato. Se ha nombrado el Valle de la Independencia, y nosotros, lo que queremos es que te enteres de todos los viñedos que hay, que se puede hacer en cada uno de ellos, ya que no todos tiene restaurantes, no todos tienen tour, o bien tienen solamente una etiqueta”.
¿Ha sido fácil promover el vino guanajuatense? Para la promotora, difusora y somellier, no ha sido sencillo, pues nunca falta el típico malinchismo, en el que, debido a los prejuicios, se da por hecho que por ser un producto mexicano y guanajuatense no será del todo bueno. También se quejan del precio:

“El vino mexicano tiene IVA y tiene IEPS. Por eso, hacer una botella mexicana tiene esos dos impuestos. Además de que una vid debe cuidarse todo el año, que la cosecha es en verano, y que es un trabajo a muy largo plazo. Hay que hacer inversiones de agronomía, más la planta, más el marbete que te da Hacienda desde el tema fiscal y si no los tienes te pueden cerrar el viñedo. La industria del vino mexicano está con una cuerda atada al cuello. Por eso es que es tan caro”, sentencia Karla.

Sin embargo, hay de todos los precios: desde 100 o 120 pesos. Al mexicano le encanta el lambrusco, y existe una versión guanajuatense económica. Pero también hay vinos de 800 pesos que tienen su tiempo de guarda. Las uvas que se han dado bien en el Bajío son las Merlot, Malbec o Cabernet Sauvignon.

Karla concluye:

“Queremos que la gente se entere que sí hay vino en Guanajuato, que sí hay viñedos en Guanajuato, y que además los hay para todos los gustos, para todos los bolsillos y que no nada más es Ensenada o Chihuahua, sino que también hay vino en Guanajuato”.

ESCRIBE UN COMENTARIO