Mientras el alcalde, Alejandro Navarro mostró su respaldo a los concesionarios del transporte urbano para aumentar la tarifa preferencial, usuarios del servicio mostraron su total desacuerdo con la propuesta.

Durante un recorrido de este medio por varias de las rutas que llevan a diversos asentamientos humanos de la Zona Centro y el sur de la ciudad, quienes a diario hacen uso de este medio de transporte no estuvieron de acuerdo con un aumento.

“Para ellos que nunca se suben a un camión urbano, el aumento está bien, pero les pediría que antes vinieran y conocieran cómo es el servicio, porque hablan que todo ha subido y ya por eso quieren que suba el pasaje”, dijo Christian Escobar, habitante del barrio del Carrizo.

Apenas el pasado miércoles 5 el alcalde se pronunció por un aumento de 1 peso en la tarifa del transporte urbano y con ello la tarifa pasar de 7 a 8 pesos por persona, tanto para las rutas urbanas como las suburbanas.

Fue el pasado 23 de diciembre que el pleno del Ayuntamiento votó en contra del acuerdo de la Comisión de Seguridad Pública y Transporte que proponía un aumento de 2 pesos a la tarifa preferencial, a partir del 1º. de enero de 2022.

Hasta el día de hoy, la tarifa se ha mantenido sin cambios, aunque las presiones de funcionarios como el propio Alcalde y algunos regidores apuntan a que en los meses próximos se apruebe el incremento.

“Hay muchos problemas como para que quieran aumentar el pasaje. Los camiones están viejos y en mal Estado, muchas rutas, ya en la noche, no te llevan hasta donde terminan y además tardan mucho en pasar”, afirmó Viviana Zavala, empleada.

Para quienes hace uso de manera frecuente y a diario del transporte urbano, el aumento sería viable, siempre y cuando hubiera mejoras en todos los sentidos, además que las autoridades deben de tener en cuenta, que al inicio del año todo sube.

Usuarios recordaron que mientras cada mes de enero, sube el precio de productos, servicios, impuestos y derechos, al igual que los artículos de la canasta básica, los sueldos y salarios apenas aumentan.

“El salario subió como unos 30 pesos, pero cuando inicia enero todo sube, la comida, las tarifas del agua y la luz, entonces de nada sirve el aumento y ahora quieren aumentar el camión y de nosotros nadie se acuerda”, afirmó Carmelo Rendón, padre de familia.

Los padres de familia recordaron que, además, para la semana que entra los niños van a volver a clases presenciales, lo que supone que haya más gastos para llevarlos a la escuela, incluido el transporte urbano.

Muchos de ellos, cuando los hijos regresan a clases, llegan a utilizar hasta en tres ocasiones distintas el transporte urbano, lo que implica que tengan que gastar tres veces más para transportarse.

ESCRIBE UN COMENTARIO