Los despidos al interior de la administración al inicio del año han ocasionado que empleados municipales enfrenten una sobre carga de trabajo y muchos de ellos laboren con amenazas de mandos superiores de ser cesados de sus cargos.

Quienes laboran en las oficinas de las diversas dependencias municipales de tipo administrativo y quienes lo hacen en las diversas áreas operativas aseguraron que tampoco les respetan sus horarios de trabajo y a diario trabajan un promedio de dos o tres horas extras.

Todos ellos reciben de manera diaria, la presión laboral de sus superiores, quienes los han obligado a realizar las funciones de dos o más empleados, debido a que las plazas que han sido cerradas no han vuelto a activarse.

Las denuncias fueron hechas llegar a este medio, por los mismos trabajadores, por medio de enlaces telefónicos y ante el trato despótico y de explotación laboral que reciben a manos de directores generales, coordinadores y sub directores.

“Ahorita ya van como unas 40 personas que despiden y están echando a las personas que tienen más años de servicio. Los directores y los coordinadores te hacen trabajar horas extras, las cuales nunca te pagan”, dijo un empleado que habló en condición del anonimato.

Los empleados municipales inconformes pidieron no ser identificados, debido a que todos y cada uno de ellos han sido amenazados por sus superiores con ser despedidos, además de ser denunciados ante instancias ministeriales, en caso que se detecten irregularidades, por parte de los órganos de fiscalización y control.

“Desde el mes de noviembre, en mi caso, hago las labores de oficina y de un coordinador de área, eso me obliga a trabajar a diario dos o tres horas de más”, afirmó una empleada.

Todos ellos tienen temor, que una vez que se inicien las auditorías que se aplican como parte del trabajo de la Auditoría Superior del Estado de Guanajuato (ASEG), los directores y coordinadores los hagan responsables de probables irregularidades.

Señalaron que en áreas como la Dirección General de Administración, a diario se hacen transferencias y diversas operaciones financieras, las cuales no firman los superiores, sino ellos, lo que los tiene en la incertidumbre laboral.

Por lo que hace a las áreas y direcciones de tipo operativo, empleados de dependencias como desarrollo urbano, obra pública y mantenimiento de obra pública, la situación que prevalece es la misma.

Incluso, muchos de los empleados de esas áreas son obligados a realizar labores en las casas y domicilios particulares de muchos de los titulares de las diversas áreas.

“No hay semana que no nos manden a trabajar a la casa de algún director. La verdad sí están abusando y todos nos callamos porque tenemos una familia y, si nos corren, no vamos tener para mantenerla”, aseguró un empleado de ecología.

ESCRIBE UN COMENTARIO