Mientras se llevaba a cabo el acto protocolario de la inauguración del nuevo Hospital General de León, no faltaron los ciudadanos que protestaron por uno u otro motivo: desde un familiar enfermo,  hasta tener la certeza de quién se va a encargar del sitio de taxis al hospital.

El representante de los taxistas de la Asociación Gómez Morín, conformada por 150 taxistas, René Sánchez Palafox, señaló que hasta el momento no hay alguien encargado del sitio de taxis, y anhela que la situación se resuelva pronto:

“No hay permiso todavía. Somos todas las agrupaciones de León buscándolo. Es muy complicado saber qué va a pasar, porque sabemos que son muchos los intereses que se manejan. Lo único que queremos es un consenso, y llegar a un acuerdo para que todos los que representamos a la gente tendamos el beneficio para los agremiados.

“Sabemos que nuestras autoridades tienen la mejor intención de que haya un beneficio colectivo. Esperamos los tiempos para que nuestras autoridades tomen la mejor decisión. Esperamos que las necesidades que del Gobierno del Estado sea acorde a las necesidades propias”, anheló.

El representante de los trabajadores del volante  afirmó que es muy próxima la resolución al respecto, por lo que no necesariamente la situación está en un “limbo”.

SOLICITA AYUDA

También se presentó el caso de la señora María Magdalena Gómez Sánchez, quien vive en Rivera de la Presa y se gana la vida tejiendo artículos, vendiendo gelatinas y realizando las actividades habituales de una ama de casa. Tiene hijos gemelos y ambos están enfermos, uno de ellos se encuentra en el hospital.

Sus dos hijos sufren de insuficiencia renal, por lo que acudió a pedir ayuda al gobernador. Posteriormente fue canalizada a las autoridades de salud. Uno de ellos está internado y ambos necesitan de hemodiálisis de manera urgente.

“Acepto ayuda de quien me haga el favor, ya requieren de hemodiálisis. El que está en la casa tiene discapacidad de lento aprendizaje, además. Yo por mi parte busco ayuda, tejiendo ajeno y haciendo punto de cruz. Como quiera me voy ayudando, pero es muy difícil con un hijo internado aquí”, lamentó.

ESCRIBE UN COMENTARIO