Hace años, el tianguis ubicado en los alrededores del Mercado República fue uno de los más pujantes e importantes de León. Hoy en día solamente quedan algunos puestos, que durante la pandemia han tenido que enfrentar serios retos para salir adelante.

Ernesto Alonso Núñez es uno de los comerciantes del tianguis con más tiempo: cuarenta y cinco años en pie, vendiendo botanas y frituras. De edad tiene 60, y ha visto crecer y evolucionar el tianguis. Hoy en día, ya no tiene la misma cantidad de puestos.

Hace años el tianguis era de tres cuadras y media. Por supuesto, había mucha más clientela. Además estaba una terminal que llevaba a las rancherías, eso nos elevaba mucho las ventas. Hoy en día, con el paso del tiempo y aparte la pandemia, ya no es lo que era. Fue un cambio radical. Nuestra recuperación ha sido muy lenta”.

Salvador Padilla, dedicado a la venta de antigüedades, señala que, como todos, el cambio y la recuperación ha sido muy pausada. Por suerte, la mayoría de tianguistas se mantuvo en pie. Ahora queda esperar lo mejor. “Hace años el tianguis abarcaba toda la calle. Aquí se ha mantenido alrededor de 40 años”.

Por otro lado, hay quienes han obtenido el lado positivo: Ernesto Peláez se dedica a la venta de libros de segunda mano, y durante el confinamiento comenzaron a venderse muy bien. “Nosotros vendemos varios artículos, pero los libros es uno de los principales. Cuando comenzaron a cerrar varios lugares, la gente compraba libros, suponemos que para entretenerse. Ahora también tenemos la fe de que se mejore la situación”.

Así es como la pandemia ha afectado a todo mundo.

ESCRIBE UN COMENTARIO