A raíz de la pandemia de coronavirus, muchos ciudadanos han optado por la bicicleta como medio de transporte. Desafortunadamente, los delincuentes han detectado la situación y por ese motivo se han dedicado a robar estos vehículos de dos ruedas.

La situación es tan preocupante, que el pasado domingo 8 de noviembre hubo una manifestación de ciclistas, demandando más seguridad. Asimismo, activistas sociales del pedal como Erick Cisneros, quien lleva diez años promoviendo las rodadas públicas y la práctica de ejercicio, consideran que se debe hacer algo al respecto.

Hace una década que Cisneros comenzó a difundir el ciclismo en la ciudad, con el grupo “¡Ponte las ruedas! ¡Saca la bici!” Para él, la bicicleta es mucho más que un medio de transporte: es un estilo de vida. En su fanpage de Facebook, apuntan que llevan “diez años de pedalear por un mundo mejor”. Entre los retos que ha tenido que enfrentar su agrupación está, obviamente, el de la inseguridad.

“Es un tema súper importante, pues en las últimas semanas ha aumentado la delincuencia y ya pareciera que es de todos los días” apunta.

Cisneros explica que hay un escenario social muy interesante: durante la pandemia, la gente comenzó a subirse a las bicis, pero al mismo tiempo incrementaron los robos con violencia y los robos en general para las personas que se desplazan por la ciudad en bicicleta.

“Hace dos años hubo incluso una ola de delitos que nos tenía a las personas en bici muertos de miedo, porque no necesitabas resistirte para que te dieran un machetazo, sino que te daban el machetazo de entrada, luego te caías y te la quitaban. Eso es de miedo”.

Es común que haya gente con armas, ya sea blancas o de fuego, y despojen a los ciclistas de sus vehículos. Los robos agresivos son costumbre, sobre todo para aquellos que andan alrededor de la periferia de la ciudad. Son los caminos de terracería los lugares favoritos por los criminales para asaltar.

Los criminales se dedican a vender las bicicletas en otros tianguis y mercados, y lo peor para los ciclistas es que son fácilmente hubicables, pues muchas de ellas son caras y los conductores las reconocen. Además, no falta el ratero que las venda vía Facebook.

MEDIDAS

Con respecto a las medidas que se pueden tomar, Cisneros señala que las medidas de autoprotección nunca pueden faltar. “La vida es lo más importante” señala.

“Las autoridades deben tener una estrategia, para que de ese modo disminuya esta situación. Es necesario que se trate de algo bien pensado. No se trata de encontrar una justificación, porque aunque la situación sea desfavorable actualmente, nada justfica que se permita el robo y la violencia”.

ESCRIBE UN COMENTARIO