Con esfuerzo propio, las picas de calzado y marroquinería repuntan en su producción poco a poco al ritmo de la demanda de los comerciantes de la Zona Piel, Mercado Comonfort, Aldama, tianguis, entre otros centros de abasto popular.

Tras bajar la producción a 10 por ciento y quiebra del 60 por ciento de los talleres familiares o microempresas, vuelven lentamente a la producción desde dos o tres docenas de calzado, bolsas, chamarras de piel hasta cien o doscientos pares a la semana, señaló Salvador Suárez presidente de la asociación del Comité de Comerciantes de Zona Piel (COZOPICA).

Es notable cómo en los talleres que funcionan en la plaza Coecillo, se reactivan ligeramente y recuperan su confianza, alegría, al tener un aumento en la demanda de calzado, bolsas, cinturones, carteras, chamarras.

Así igual, en los demás talleres que se encuentran en las calles cercanas a la Zona Piel, en las colonias Killian uno y dos, Candelaria, Gavilanes, Cortijo, San Pedro de los Hernández, en el los barrios del Coecillo, San Miguel, hasta en Las Joyas y otras colonias de la ciudad.

La gran mayoría de las microempresas, no recibieron ni han recibido apoyos de parte de las autoridades de los tres niveles de gobierno, aguantaron hasta donde pudieron durante lo más grave de la pandemia y paralización de la economía, muchos talleres quebraron, y sus dueños trabajadores cambiaron de giro a venta de frutas, fritangas, comida afuera de sus casas o en tianguis, o donde pudieron, dijo Salvador Suárez.

Las micro maquiladoras o talleres de corte, pespunte, montado, acabado, cosido, adorno de calzado y de marroquinería desde creadores de moldes, diseño, van recuperando trabajo en un 30, un 40 por ciento a lo mucho, pero ya es una ventaja que da alegría y esperanza para un mayor repunte en los meses siguientes, si la pandemia no crece, apuntó.

Un riesgo, son los agiotistas, pero ya los dueños de talleres familiares, no caen fácilmente en las garras de los embargadores de máquinas de pespunte, pegado o casas, cuidan su patrimonio y van empezando desde abajo, a cómo van pudiendo, desde un par, dos, cinco o seis pareo una docena de calzado, con apoyo de los comerciantes, señaló el dirigente de COZOPICA.

Para apoyar, en algo, anunció que comenzaran a repartir 5 mil cubrebocas entre los visitantes a la Zona Piel, para que también las demás organizaciones, los empresarios de hoteles, restaurantes, y las propias autoridades de comercio y salud, se animen a continuar con la campaña de freno a la pandemia.

ESCRIBE UN COMENTARIO