En medio de la contingencia por el COVID-19 muchos padres de familia  tuvieron que hacer compras de aparatos tecnológicos para que sus hijos  pudieran seguir estudiando a distancia o en línea.

Sin embargo no todos se pudieron dar ese lujo y entre la limitada economía de las familias leonesas que se ha visto afectada por la falta de trabajo en medio de la contingencia por el COVID-19 y la posibilidad que existe de que el próximo ciclo escolar sea a distancia o virtual, muchos padres de familia ya comienzan a preocuparse por no tener lo medios para sus hijos.

Tal es el caso de la señora Guadalupe, quien tiene 3 meses sin trabajar y un par de hijos que viven en la incertidumbre de saber si sus clases se llevarán a cabo en línea,  o híbridas entre clases a distancia y presenciales.

De acuerdo con una encuesta realizada por la empresa ‘Inmersa’  en el pasado ciclo escolar que terminó a distancia,  un 20% de los guanajuatenses tuvieron que comprar una laptop o una computadora de escritorio para que los alumnos siguieran con sus clases virtuales; otro 2% compró celulares y 4% material didáctico.

En promedio, los que compraron equipo y material didáctico gastaron 10 mil 745.54 pesos.

ESCRIBE UN COMENTARIO