Volvió a llover en León. Aguas remanentes que parecían haber pasado y pero que volvieron a mojar la ciudad.

Desde pasadas las 3 de esta tarde de ayer, gruesas gotas y luego granizos del tamaño de una canica, sorprendieron a un León que ya había guardado los paraguas.

Con vientos de 13 kilómetros por hora, una humedad relativa en el ambiente del 34 por ciento y sus apenas 40 por ciento de probabilidades de lluvia, Tláloc lo volvió a hacer.

Protección Civil insta a la prudencia, pero también a la paciencia, no es seguro que el clima lluvioso se repita mañana. Aunque el clima no parece tener palabra de honor.

ESCRIBE UN COMENTARIO