Con su “invisibilidad”, las mujeres leonesas unieron sus fuerzas contra la violencia de género y marcaron un parteaguas en la lucha por el respeto a sus derechos.

Desde temprana hora, los camiones urbanos se observaron semi-vacíos, la mayoría con pasajeros hombres con destino a su trabajo.

La mayoría de las primarias y jardines de niños no tuvieron clase en apoyo a las maestras que se sumaron a este movimiento nacional denominado: El Nueve, Nadie se Mueve.

Los bancos abrieron sus cajas, pero con sólo el trabajo de varones que se repartieron el trabajo que correspondió a sus compañeras.

Los supermercados se observaron semi vacíos, ante la ausencia de las amas de casa que no salieron a comprar su “mandado”.

Las universidades sí tuvieron clases, pero la mayoría fueron alumnos hombres que aprovecharon el tiempo del aula para emitir una reflexión sobre esta fecha.

En León se vive esta fecha histórica con apoyo incondicional a la lucha de las mujeres contra la violencia de género.

ESCRIBE UN COMENTARIO