Luego de unas semanas de mejoría,  Vicente Fernández dio un paso atrás.

Fuentes cercanas a la familia Fernández confirmaron este martes, desde temprana hora, que el ídolo musical, de 81 años, tuvo que ser ingresado nuevamente a cuidados intensivos por una neumonía, luego de que hace poco más de un mes abandonara el área.

De acuerdo con la fuente, «Chente» presentó malestares desde hace unos días, pero precisó que al cierre de esta edición se encontraba estable, bajo tratamiento médico y terapias de rehabilitación, pues, aseguró, su ingreso se dio por medidas precautorias.

La información fue confirmada anoche a través de un comunicado médico difundido en las redes sociales del cantante, en el que también se informó que nuevamente contaba con apoyo respiratorio.

«El señor Vicente Fernández el fin de semana presentó inflamación de sus vías respiratorias bajas, por lo cual requirió nuevamente continuar con apoyo respiratorio, ajuste de su medicación y traslado a terapia intensiva para mantener una mayor vigilancia ante cualquier eventualidad», se lee en el texto.

«Importante destacar que se encuentra despierto, sin sedación, interactuando con su familia, principalmente con su esposa, la señora Cuquita. Se realizó revisión de aparato gastrointestinal sin encontrar evidencia de trastorno relevante. Su sistema urinario presentó inflamación, misma que está siendo tratada. Su corazón (está) estable al momento».

Por su parte, integrantes de la familia del cantante estuvieron activos en redes sociales con el festejo del cumpleaños de Camila y América, hijas del «Potrillo», quienes festejaron 24 años.

El interprete de «El Rey» había dejado el área de terapia intensiva el pasado 26 de octubre, para ser trasladado a una habitación en el hospital donde es atendido desde hace casi cuatro meses, en Guadalajara. Aunque su recuperación era lenta, su familia estaba contenta por los avances.

El último parte médico que se dio a conocer de manera pública fue emitido el 16 de noviembre, en el que se indicaba que ya podía pasar tiempos prolongados sin necesidad de un respirador artificial.

Su nieta Camila incluso había compartido que comenzaba a interactuar más con movimientos de cabeza y oculares, además de articular palabras.

Algunos reportes de la semana pasada señalaron que el también conocido como «El Charro de Huentitlán» posiblemente volvería a su hogar en el rancho Los Tres Potrillos para continuar con su proceso médico, aunque su hijo, Vicente Fernández Jr., desmintió la información.

Fernández Jr. dijo que su papá se encuentra estable a pesar de la gravedad de su situación, y que los reportes de que lo tendrían en casa para antes de Navidad eran mentira.

Chente fue hospitalizado el pasado 6 de agosto tras una caída en su rancho, Los Tres Potrillos, pero su estado de salud empeoró luego de detectarle el Síndrome de Guillain-Barré, que, si bien no tiene cura, se puede mitigar con neuro terapias.

ESCRIBE UN COMENTARIO