Como seres humanos vivimos una realidad, esta se encuentra definida en forma tridimensional. Así tenemos: adelante y atrás, derecha e izquierda, arriba y abajo. Nuestra vida transcurre en esos tres planos aunado al tiempo, lineal.  No hay forma de regresar o adelantar.

Tampoco podemos ver el futuro, por lo menos hasta ahora. Tenemos que vivir, paso a paso, segundo a segundo, toda nuestra existencia.

No tenemos un mecanismo para manipular el tiempo, la cuarta dimensión.

Somos como hormigas transitando en un plano, solo dejando una huella para identificar nuestro sendero, sin tener la capacidad de predecir lo que estará más adelante.

Nosotros, por otro lado, podemos, ver todo el espacio que la hormiga podría transitar, una visión panorámica, aunque no, la capacidad, de predecir qué lugares podrá recorrer, solo observar y hasta cierto punto modificar la trayectoria si nosotros decidimos hacerlo.

Estamos viviendo tiempos difíciles.

Científicos descubren y aplican nuevas tecnologías.

También la manipulación genética, para obtener, de esta manera, sustancias provenientes de bacterias, como la Escherichia coli (E. coli), que nos ayuda a producir insulina humana, introduciendo para ello genes que las codifican mediante un vector (plásmido, o secuencia de ADN).

No es de extrañar que a partir de estas técnicas utilizadas desde 1978, se pudieran modificar otras estructuras como los virus.

Así, pensando mal, seguramente alguien se le ocurrió modificar un virus y ese virus ha causado la pandemia que ahora conocemos. Esto en teoría. No tengo ningún documento que lo avale. En el 2015 la televisión italiana (RAI) ya hablaba de ello (youtube.com/watch?v=A&yaGbzPll).

Los italianos NO predijeron el futuro, pero advirtieron de ello con suficiente tiempo para evitar lo que estamos viviendo hoy.

La información esta ahí, solo se necesitaba investigar. Estas catástrofes podrían haberse detenido, pero no hubo la decisión de hacerlo a tiempo, ni la voluntad. Seguramente hay una agenda detrás de ello.

Quizás lo sabremos algún día.

Con esto en mente, en México, la propagación del virus continúa su marcha. Con información ambigua, desinterés, manipulación mediática y control por parte de un gobierno desinteresado en sus ciudadanos.

La sociedad mexicana siempre ha sido permisible, poco interesada en los problemas que aquejan a nuestro país. Mientras la clase menos privilegiada se mantiene analfabeta, pobre, sin recursos y siempre bien controlada con la esperanza de que algún día estarán mejor.

Reciben ayuda, migajas, que para ellos son como maná caído del cielo. Quedan agradecidos y comprometidos por siempre.

Hoy estamos sorprendidos, molestos y en contra de un gobierno que muchos, al igual que los que menos tienen, pensaron que sería diferente: una transformación, un cambio de régimen.

No dijo mentiras, hoy nos dirigimos, efectivamente, a un cambio de régimen.

A una dictadura comunista.

De por si estábamos bajo un control autoritario con otros gobiernos y partidos.

Esto empeoró, pero, creímos que iba a cambiar…ingenuamente, para variar.

¿Por qué estamos sorprendidos?

En una reunión virtual que tuve con amigos, muchos están asombrados de lo que estamos viviendo y que nadie dice o hace prácticamente nada, salvo algunos grupos en las redes.

¿De qué nos quejamos?

Generaciones actuales y anteriores van y vienen. Hemos estado muy cómodos, siempre permisivos, sin comentar, participar ni creer.

¡Lo hemos permitido!

En este momento te asombras, finges incredulidad.

Nuestros gobernantes igual. Tienen miedo, hacen acuerdos en la sombra. Inclinan la balanza hacia un lado, para …….

¡No sabemos!

O, hacemos cómo que no tenemos ni idea. Actuamos creyendo que es lo mejor para………

Ahí lo dejo.

Ya veremos las consecuencias.

Por lo pronto, analizando la información, la actitud de las personas y las reacciones del gobierno estatal y federal podremos tener cierta idea de lo que nuestro futuro será.

Lo podemos cambiar.

¡Eso sí, con el producto de gallina a grandes cantidades!

¿Ya puedes ver el futuro?

¡Hasta la próxima!

ESCRIBE UN COMENTARIO