Miles de cubanos salieron ayer a las calles para reclamar por la agudización de la crisis económica, las restricciones pandémicas y lo que calificaron como negligencia de las autoridades.

Se trata de las protestas más numerosas en décadas contra el Gobierno cubano y en un día en que la isla marcó un récord de 47 fallecidos y 6 mil 923 casos de Covid-19.

Las protestas estallaron en el municipio de San Antonio de los Baños en la provincia de Artemisa, fronteriza con La Habana.

Un video en redes sociales mostró a cientos de residentes coreando consignas antigubernamentales y exigiendo desde vacunas anti Covid-19 hasta el fin de los apagones diarios.

Los manifestantes también se quejaron del desabasto y alza de precios de medicamentos y alimentos.

La Policía lanzó gases lacrimógenos en algunos puntos, además de realizar arrestos.

Ante las inéditas protestas, el Presidente Miguel Díaz Canel convocó en cadena nacional a los seguidores del Gobierno a salir a las calles y culpó al Gobierno de Estados Unidos por las revueltas.

«Convocamos a todos los revolucionarios a salir a las calles a defender la revolución en todos los lugares», dijo.

Acusó a EU de promover «acciones de desestabilización política» y que se han intensificado durante la pandemia con bloqueos comerciales y financieros para asfixiar la economía de la isla.

«Esas son recetas hipócritas, discursos de doble rasero que los conocemos muy bien en toda la historia de los Estados Unidos hacia Cuba», denunció en un mensaje por TV.

«Crecen protestas pacíficas en Cuba, el pueblo ejerce su derecho de reunión para expresar su preocupación por el aumento de los casos y muertes por Covid y escasez de medicamentos.

Reconocemos los esfuerzos del pueblo cubano organizando donaciones para ayudar a sus compatriotas», reportó ayer en Twitter al embajada de EU en Cuba.

ESCRIBE UN COMENTARIO