Una guerra entre sus dos países de origen no impidió que la ucraniana Daria Sakhniuk y el ruso Simon Bobrovski dieran el «sí» a 10 mil kilómetros de Ucrania para poder ingresar así como refugiados a Estados Unidos.

Este miércoles, en su cumpleaños número 27, Daria, y su pareja de 29, se casaron en el Registro Civil de Tijuana tras dos años de relación. Habían planeado una boda en Europa, pero la guerra los sorprendió.

Al solicitar asilo en Estados Unidos como pareja, la Oficina de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos le negó la entrada a Simón pues no contaban con documentación como matrimonio, por ello decidieron casarse en Tijuana.

«Nos conocimos en julio, o agosto, del 2018, en Kiev (Ucrania) en el trabajo, recién me había mudado desde Rusia de otro trabajo, fui invitado a Kiev para dar algunas consultas. Ella trabajaba en la administración con un dentista y yo soy especialista en rehabilitación auditiva», explicó en inglés Simon.

«Nadie esperaba una guerra, pero somos afortunados de estar aquí, estamos muy agradecidos con la gente mexicana por hacer esto realidad, estamos muy emocionados», agregó.

Por su parte, a través de una traductora, Daria señaló que es muy difícil creer que todo sucedió de esta manera.

«Estoy muy feliz que me encontré con gente muy linda que nos permitió unirnos en matrimonio», dijo.

La pareja viajó desde Ucrania por seis días para llegar a Tijuana, esperan cruzar este viernes a Estados Unidos y quedarse en Nueva York, a donde fueron invitados por amigos.

«Valió la pena», expresó Simón, «estamos con buenas personas».

Para la boda, el abogado voluntario José Plascencia y hasta el Director de Atención al Migrante, Enrique Lucero, gestionaron las traducciones para la documentación y lograron que la pareja pudiera contraer nupcias.

Algunos familiares y amigos pudieron presenciar el enlace vía internet.

La pareja está en el albergue de la Unidad Deportiva Benito Juárez, en la zona Centro de Tijuana, donde cada día llegan decenas de ucranianos en vuelos de distintas partes de México.

Por ahora, el Gobierno de EU sólo recibe a refugiados de la guerra con pasaporte ucraniano y abrió el puerto fronterizo de El Chaparral sólo para ellos, después de dos años de permanecer cerrado en Tijuana.

En tanto, miles de migrantes centroamericanos, haitianos, mexicanos y de otras nacionalidades esperan en albergues saturados en Tijuana desde hace más de dos años.

ESCRIBE UN COMENTARIO