El padre y la madre de un trabajador al servicio del estado, activo o jubilado, tienen derecho a la pensión por ascendencia a la muerte de ese trabajador, sin importar que ellos mismo tengan pensión por jubilación propia, resolvió la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió en ese sentido al declarar que una disposición del Artículo 6o. de la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado, contraviene el principio de seguridad social consagrado en el artículo 123 constitucional, en perjuicio de los ascendientes del trabajador fallecido.

Concretamente la ley del ISSSTE restringe el derecho de padres y madres a la pensión por ascendencia para beneficiarse, al fallecer su hijo trabajador, de seguros, prestaciones y servicios, previstos por la ley de ese instituto.

La Suprema Corte señala en pocas palabras que, los ascendieres de un trabajador del estado, son beneficiarios de la pensión por ascendencia de ese trabajador, sin importar que ellos disfruten de pensión propia por jubilación.

ESCRIBE UN COMENTARIO