La montaña de Cristo Rey recibió a unos 40 mil jóvenes procedentes de diversos estados de la República en el marco de la XXXIV Peregrinación Nacional Juvenil que en esta edición tuvo como lema “Por mi Fe doy la vida por México”.
La tradicional marcha inició con una caminata masiva en los albores del día para ascender hasta la cima del Cubilete, donde los jóvenes oraron en solidaridad por todas las personas que han sufrido por causa de la violencia que aqueja a México.
En la explanada del cerro del Cubilete, el nuncio apostólico, Monseñor Franco Coppola, emitió un mensaje de aliento a la juventud de México y relató su vivencia apostólica en el Centro de África.

PEREGRINOS

Desde las cero horas arribaron los primeros camiones al poblado de Aguas Buenas, en donde los jóvenes pernoctaron por unas horas para iniciar su ascenso a pie a las 6 de la mañana, hasta la cúspide de la montaña donde se localiza el monumento a Cristo Rey.
Los peregrinos compartieron su fe y juventud entre las delegaciones de diversas partes de la República, que entre cantos y gritos de esperanza, caminaron por el sinuoso camino de la montaña en una marcha de aproximadas seis horas.
“El confort espiritual, así como los seres humanos necesitamos de consumir alimentos para nutrirnos, también necesitamos del alimento espiritual para fortalecer nuestra vida”, dijo Deyanira una integrante de la Delegación de Ecatepec, Estado de México, quien junto con sus compañeros emprendió la marcha hacia la cima.
“POR MÍ FE DOY LA VIDA POR MÉXICO”

Al término de la ceremonia eucarística, Fátima Hernández, presidenta del Movimiento “Testimonio y Esperanza”, en rueda de prensa leyó un pronunciamiento a nombre de los jóvenes integrados en este organismo católico.
“Las autoridades gubernamentales en turno han hipotecado el futuro de las nuevas generaciones al olvidar que la razón de ser de los puestos que hoy ocupan es el servicio, no el servilismo hacia sus intereses personales”, sostuvo Fátima Hernández.
Agregó su solidaridad con todas las personas que han sufrido a causa de la violencia, y se unieron a la Conferencia del Episcopado Mexicano en su llamado por la paz y por evitar la manipulación, haciendo eco del reciente mensaje del Papa Francisco.
En otro espacio de su pronunciamiento, explicó que México atraviesa por momentos críticos, así como por el sentimiento social de incomprensión por parte sus gobernantes, “sin duda la corrupción y la falta de transparencia son factores claves”.
“Los jóvenes de México no nos sentimos escuchados por nuestros gobernantes quienes realizan proyectos constituyentes sin consulta ni legitimidad, atentan contra la dignidad humana y a pesar por la manipulación; sin embargo, nosotros a ellos sí los escuchamos y a pesar de las posibilidades que tenemos de ser nuevamente ignorados queremos dar respuesta a la pregunta hecha por el presidente de la República en fechas recientes ¿qué hubieran hecho ustedes?”
Luego citó algunas propuestas, como dejar de perder el tiempo en culpar al gobernante antecesor, buscar funcionarios comprometidos con la nación, no excarcelar personas a las que se ha probado su deshonestidad, no tolerar que se realicen actos vandálicos como los recientes, buscar expertos reales para que el ajuste de los impuestos se realicen en una forma posible, ajustar los sueldos de diputados y senadores, realizar medidas de combate a la corrupción, y respetar los derechos humanos desde el respeto al derecho a la vida hasta la libertad religiosa.

ESCRIBE UN COMENTARIO